Quiniela Goya 2013

Ayer se dieron a conocer las nominaciones de los Goya 2013. Unos premios que, como cada año, concentran en pocas cintas, las esperanzas del cine español. Porque sí hay más cine español aparte de las cuatro nominadas de turno pero tras el resultado de estas nominaciones da la sensación de que no es así. Que a nadie le extrañe cuando se le otorgan la friolera de 18 nominaciones a Blancanieves. La estrategia de la academia dista mucho de los intereses comerciales. ¿Por qué no nominar a más películas para darles publicidad y no centrar los votos en las mismas que han reventado las carteleras?¿Por qué no imitar a los yankies en este momento, si lo hacemos descaradamente en otros muchos? ¿Ácaso sólo hay cuatro cintas premiables? Pareciera que el cine patrio sólo se apoya en los Goya para subsistir en un año en el que el tsunami de Bayona ha arrasado haciendo Lo imposible en la gran pantalla y es el hecho de que tres meses después de su estreno se siga hablando de la cinta como el primer día. La Blancanieves más hermosa ha tenido que acarrear con el San Benito de “copia” simple y llanamente por haber llegado tarde. El cine de acción cañí logra su participación con Grupo 7 al mismo tiempo que las musas de Trueba con El artista y la modelo.

Un año más el blog quiere pronosticar cual será el resultado el próximo 17 de febrero en las categorías principales:

MEJOR PELÍCULA
 
A pesar de que Lo Imposible ha barrido con todo aún le quedan los Goya y servidor duda mucho que en la ceremonia, la cinta de Bayona triunfe, más allá de los aspectos técnicos y la revelación de Tom Holland no tiene mucho que hacer salvo que los académicos quieran agradecer las buenas cifras que ha cosechado. Al contrario que Blancanieves que no sólo debe, sino que tiene que salir en hombros por la puerta grande del centro de congresos Príncipe Felipe. 
 
MEJOR DIRECTOR
 
 
Hace cinco años Bayona era una revelación. Ahora no. Y ahora tiene que competir con los grandes. Pero éste no es su año de premios y no por falta de ambición sino porque una cinta mucho más pequeña como Blancanieves emociona mucho más que el blockbuster que se ha marcado. Berger debe ver recompensada su excelente dirección pero ojo que Trueba tiene opciones …
 
MEJOR ACTOR
 
 
Este año toca saldar cuentas pendientes y en los apartados de interpretación veremos el claro ejemplo. Ante la incontestable interpretación de Rochefort, la academia le debe ya un cabezón a Sacristán, y ahora o nunca. El actor subirá a por su primer Goya y dejará a la platea enmudecida con su discurso. Sólo por ese momento merecerá la pena la gala. 
 
MEJOR ACTRIZ
 
 
No hay nada como hacer de villano para cosechar premios. Un personaje al que se le saca todo el jugo posible y ése es el de la gran Maribel Verdú como madrastra en Blancanieves. La actriz, que se posiciona junto a mi admirada Victoria Abril en el primer puesto respecto al número de nominaciones conseguidas, logrará un nuevo Goya. Dudo mucho que se premie a una actriz extranjera muy merecidamente en el premio gordo. El día que eso ocurra comenzaré a tomarme estos premios en serio.
 
MEJOR ACTOR DE REPARTO 
 
 
Otro premio para recompensar un carrerón. Otra deuda. Josep Mª Pou conseguirá el Goya. Ni la hipotética presencia de McGregor hará que los académicos cambien su voto. 
 
MEJOR ACTRIZ DE REPARTO 
 
 
Y como no hay dos sin tres y las oportunidades nunca vienen solas, Ángela Molina (espléndida en Blancanieves) tendrá en sus manos un premio que debió tener desde hace mucho tiempo. A pesar de que las otras tres actriz están sublimes en sus respectivos trabajos, la Molina convierte su breve aparición en lo mejor de la cinta. 
 
MEJOR ACTOR REVELACIÓN 
 
TOM HOLLAND
 
MEJOR ACTRIZ REVELACIÓN
 
CARMINA BARRIOS
 
MEJOR GUIÓN ORIGINAL 
 
EL ARTISTA Y LA MODELO
 
MEJOR GUIÓN ADAPTADO
 
INVASOR

Sobre nosotros Ulher

En el cine hacer llorar en más fácil que hacer reír, o eso dicen. Sin embargo, cuento con los dedos de una mano las veces que una película me ha hecho inundar el salón. Una tarea complicada la de llegar al corazón. Wenders lo hizo en un peep-show y desde entonces estoy recuperándome. Más tarde llegó Tornatore y casi muero en el naufragio. Con Daldry aún estoy desatando el nudo que me provocó mientras no dejo de maravillarme con la grandeza de los viajes de Kubrick.Amante del cine desde que tengo uso de razón. Crecí con las marujas deslenguadas de Almodóvar. Mi psicólogo de cabecera responde al nombre de Aronofski y los domingos cierro las noches con Wilder.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 − 3 =

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.