2012. 10 películas para recordar

El 2012 echa el cierre y con él el blog quiere repasar las obras que dan respuesta a su razón de ser. Diez trabajos impecables, que pueden ser revisados sin llegar a agotar. Cintas que a este servidor le han conmovido.

10. LOS IDUS DE MARZO
Por mostrarnos una vez más y de forma elegante la hipocresía de la clase política. 
Por sentenciar que Clooney vale mucho más como director que como actor. 
9. BLANCANIEVES
Por contarnos un cuento clásico de la forma menos convencional. 
Por un comienzo trepidante, digno del mejor cine español, y un final para quitarse el sombrero. 
8. HUGO
Por transportarnos a los orígenes del cine desde la óptica de un gran amante del séptimo arte. 
Por un uso del 3D impecable. 
7. LOOPER
Por conseguir atrapar con una premisa sumamente interesante. 
Por parir un par de escenas para el recuerdo. Soberbia secuencia final. 
6. THE GIRL WITH THE DRAGOON TATTOO
 
Por mejorar la adaptación de la novela. 
Por una dirección impecable junto a la química brutal de sus protagonistas. 
5. LOS MISERABLES
Por su puesta en escena. Casi tres horas de puro entretenimiento donde no sobra nada. 
Porque Hathaway enamora. 
4. DE ÓXIDO Y HUESO
 
Porque golpea como pocas y se agradece con dos trabajos interpretativos inolvidables. 
Porque Audiard logra conmover en cada plano. 
3. EN LA CASA
 
Por el buen hacer de Ozon logrando su mejor obra. 
Por un guión soberbio que no patina en ningún momento. 
2. DECLARACIÓN DE GUERRA
 
Por constituir una cinta preciosa envuelta en un tema complejo. 
Por sus intenciones y su realidad. 
1. SHAME
 
Porque sabe donde hacer daño y como hacerlo. Por un Michael Fassbender mimetizado con su personaje. Por el nudo en la garganta que duró varios días.

Sobre nosotros Ulher

En el cine hacer llorar en más fácil que hacer reír, o eso dicen. Sin embargo, cuento con los dedos de una mano las veces que una película me ha hecho inundar el salón. Una tarea complicada la de llegar al corazón. Wenders lo hizo en un peep-show y desde entonces estoy recuperándome. Más tarde llegó Tornatore y casi muero en el naufragio. Con Daldry aún estoy desatando el nudo que me provocó mientras no dejo de maravillarme con la grandeza de los viajes de Kubrick.Amante del cine desde que tengo uso de razón. Crecí con las marujas deslenguadas de Almodóvar. Mi psicólogo de cabecera responde al nombre de Aronofski y los domingos cierro las noches con Wilder.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Doce − Ocho =

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.