GOYAS 2016: MEJOR ACTOR/ACTRIZ SECUNDARIOS

Apenas unos segundos en pantalla le pueden bastar a uno de los nominados este año al Goya a mejor actor de reparto para hacerse con el premio. El resto de sus rivales ya sabe lo que es recoger el galardón, curiosamente cada uno de ellos en una categoría interpretativa distinta (actor principal, secundario y revelación). José Coronado, Jorge Sanz e incluso Liam Neeson sonaron hasta el final como posibles candidatos, pero los tres se quedaron en el camino. Los nominados son:

Karra Elejalde por 100 metros (56 años, 2 Goyas, 3ª Nominación)

El más veterano de los nominados es también el que acapara más Goyas en la estantería de su casa. Ha ganado en las dos ocasiones en las que ha sido candidato: la primera en 2011 por También la lluvia de Iciar Bollain, y la más reciente hace dos ediciones por ser el Koldo de la popular Ocho apellidos vascos. 100 metros es un drama basado en hechos reales en el que Elejalde vuelve a coincidir con su “yerno” Dani Rovira, sorprendiendo ambos en unos registros muy diferentes a los que hasta ahora nos tenían acostumbrados.

Javier Gutiérrez por El olivo (46 años, 1 Goya, 2ª Nominación)

En la misma ceremonia en la que Karra recibía el segundo Goya de su carrera, Gutiérrez recogía el primero por uno de los papeles más sorprendentes que se recuerdan en el cine español de los últimos años. Era sólo una cara conocida y simpática de las comedias televisivas cuando tras su paso por La isla mínima muchos le descubrieron como el actor superlativo que es. En El olivo, Javier derrocha ironía y ternura para llevar en volandas a su testaruda sobrina hasta las puertas de Berlín en pos de una misión tan utópica como plausible.

Javier Pereira por Que Dios nos perdone (35 años, 1 Goya, 2ª Nominación)

Fue niño de San Ildefonso y llegó a cantar el primer premio de la lotería de Navidad hasta en dos ocasiones consecutivas. No obstante, el verdadero Gordo le cayó a Javier hace un par de temporadas cuando Rodrigo Sorogoyen le eligió para protagonizar Stockholm, film por el que consiguió el Goya a actor revelación en 2014. Y eso a pesar de que ya había destacado en títulos como Heroína Tu vida en 65´. Con Sorogoyen repite en una de las películas españolas del año, componiendo un personaje difícil de olvidar cuya espeluznante presencia sobrecoge y pone los vellos de punta.

Manolo Solo por Tarde para la ira (2ª Nominación)

A pesar del apellido no tiene nada que ver con quien estas líneas escribe. Más que a ningún otro le podemos aplicar ese epíteto tan tópico de “secundario de lujo”. Le hemos visto en grandes éxitos del cine patrio como El laberinto del fauno, Celda 211, Caníbal, La herida o La isla mínima, y aunque su trabajo era siempre irreprochable, la gloria se la terminaban llevando siempre otros. Ya en la pasada edición se quedó a las puertas del Goya por su magnífica interpretación del juez Ruz en B, y este año, con la venia de sus rivales, parece que el premio no se le escapa. Su brevísimo papel, impactante e imprevisible, en la opera prima de Raúl Arévalo así lo merece.

Ganará: Manolo Solo

Debería ganar: Manolo Solo


Todo apuntaba a que en esta edición de los Goya el premio en la categoría de mejor actriz secundaria se iba a resolver en un duelo personal entre dos antiguas chicas Almodóvar. Finalmente, tanto Rossy de Palma como Loles León no estarán entre las candidatas como tampoco lo estarán Marta Etura o María Pujalte a las que también se les concedían posibilidades. Este año, la pugna por entrar entre las finalistas ha estado más cara de lo que parecía. Las nominadas son:

Candela Peña por Kiki, el amor se hace (43 años, 3 Goyas, 6ª Nominación)

Con su divertido papel en la última comedia de Paco León, podría llevarse su cuarto Goya, y eso, con 43 años, qué duda cabe es una barbaridad. Los tres premios anteriores los consiguió por Te doy mis ojos, Princesas y Una pistola en cada mano. Al igual que en este último film de Cesc Gay, Peña brilla en un reparto coral plagado de grandes nombres. De siempre, la mejor arma de la actriz ha sido la naturalidad, su arrolladora espontaneidad, y en una película tan desinhibida como ésta, es evidente que no podía dejar de usarla.

Terele Pávez por La puerta abierta (78 años, 1 Goya, 6ª Nominación)

Marina Seresesky, la debutante directora de La puerta abierta, escribió inicialmente el papel de Antonia para Amparo Baró quien finalmente lo rechazó debido al avanzado estado de su enfermedad e incluso recomendó el nombre de su sustituta. La inolvidable Régula de Los santos inocentes y musa de Álex de la Iglesia interpreta en esta película a una antigua prostituta, un personaje entrañable que se mueve entre la locura y la lucidez y que remite a las grandes mammas del cine italiano de toda la vida.

Emma Suárez por La próxima piel (52 años, 1 Goya, 5ª Nominación)

Como veremos en los próximos días es la principal favorita al premio en la categoría principal por su intervención en la Julieta de Almodóvar. Sin embargo, el gran año de Emma se ha visto redondeado por una doble nominación al Goya, puesto que también aspira al premio en la categoría de secundaria por su papel en este poderoso drama psicológico de Isaki Lacuesta. Al igual que en el film de nuestro manchego más universal, Emma interpreta aquí a una madre coraje y abnegada que lucha contra todo y contra todos por recuperar el amor de un hijo.

Sigourney Weaver por Un monstruo viene a verme (67 años, 1ª Nominación)

No han tenido excesiva suerte con los Goya las estrellas internacionales de Hollywood. Sólo el puertorriqueño Benicio Del Toro pudo recoger finalmente su cabezón por su presencia en Che, el argentino de Steven Soderbergh. Nicole Kidman, Rachel Weisz, Tim Robbins o Juliette Binoche tuvieron que coger el avión de regreso a sus países con las manos vacías. La mítica teniente Ripley podría romper esta racha gracias a su personaje en la fábula sentimental de Jota Bayona Un monstruo viene a verme. Weaver recogió el pasado septiembre el premio Donostia por toda su carrera de manos del propio Bayona, minutos antes del estreno nacional de la película. Muchos hablaban de la nominación de Felicity Jones que encarna a la madre del protagonista, pero finalmente será la abuela quien luche por la victoria. Un lujo contar con Sigourney en el palmarés de nominadas en los Goya, sin duda.

Ganará: Candela Peña

Debería ganar: Candela Peña (aunque permítanme aquí barajar la opción de Sigourney, uno que es un sentimental)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco + 5 =

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.