LOS EXÁMENES

examenes2

LOS INTERESES CREADOS

★★★★☆

Retrato inmisericorde y desolador de la realidad lacerante de un país abducido por la corrupción cotidiana, donde lo único que cuenta son los favores personales que puedes hacer o te pueden hacer y las conexiones profesionales de todo tipo que facilitan conseguir lo que se necesita, cuándo se necesita, sin demasiados tapujos ni remordimientos. También es el relato de una familia disfuncional – un matrimonio en vías de ruptura y de su única hija, la niña de sus ojos – que trata de salir adelante y cuyo objetivo inmediato es conseguir que su retoño tenga un futuro mejor, lejos de su país, desvinculada de una sociedad que parecía resurgir llena de vitalidad y ansias de superación tras la penosa tiranía comunista de Nicolae Ceaușescu (1918-1989) pero que se quedó atrapada en un tenaz laberinto de corruptelas, favores, degradación y deshonestidad.

Estamos, ante una película de ficción – y no un documental – pero, por todo el entramado de sobornos, nepotismos y prebendas resulta demasiado verosímil y reconocible como para tomarlo como una mera fabulación desquiciada. El demoledor retablo que se nos presenta es angustioso y claustrofóbico. Nada parece funcionar si no conoces a la persona adecuada que pueda agilizar unos interminables trámites burocráticos que lo invaden todo como un virus maligno, que se reproduce sin cesar y corroe las entrañas de una comunidad enferma que se mueve a golpe de billetes y de sobres, de intrigas y de maniobras que subvierten el normal funcionamiento de las instituciones y de las relaciones humanas. Pero quien crea verse retratado pierde de vista la diferencia existente entre una corrupción puntual y la corrupción generalizada. Y de lo agobiante que resulta que nada funcione sin el turbio elixir del dinero.

Cristian Mungiu hace uso del plano secuencia, con largas pláticas entre los personajes, para enfatizar los vínculos existentes, recalcando el factor humano sin con ello obviar la soledad e incomunicación subyacente entre todos ellos. El protagonista se echa el mundo a sus espaldas, se cree el responsable de todos y el motor de sus vidas, con el convencimiento de que la pura voluntad y los buenos propósitos bastan para que las cosas sucedan como necesita que sucedan o como siente que tiene el derecho a que se desarrollen los acontecimientos. Pero conforme transcurre el metraje, va alejándose, poco a poco, todo lo que le importa, su casa, su amor, su hija, su reputación y sus certezas. Al final se queda suspendido en el vacío y sin nada a lo que poderse aferrar.

Excelente y exasperante. Turbia y desencantada. Un prodigio de sobriedad y buen cine. Un puñetazo a la inocencia • ANTONIO MANERO


Título original Bacalaureat Año 2016 País Rumanía Director Cristian Mungiu Guión Cristian Mungiu Reparto Adrian Titieni,  Vlad Ivanov,  Maria-Victoria Dragus,  Ioachim Ciobanu,  Gheorghe Ifrim, Emanuel Parvu,  Valeriu Andriuta,  Claudia Susanu,  Adrian Vancica,  Liliana Mocanu, Lia Bugnar,  Tudor Smoleanu,  Andrei Morariu,  Rares Andrici,  Constantin Cojocaru, Robert Emanuel

Sobre nosotros Antonalva

La primer película que vi en el cine fue 101 Dálmatas (1961) en alguna de sus muchas reposiciones (Cruella De Vil me persiguió y obsesionó durante lustros). Muchos años más tarde desperté al gran cine deslumbrado por Psicosis y Vértigo de Alfred Hitchcock y mi devoción cinéfila se confirmó al degustar las virtudes de Douglas Sirk, David Lean, Yasujirô Ozu o Max Ophüls. Apasionado del cine oriental, de Hollywood y de las cinematografías periféricas, de gustos sibaritas y omnímodos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 + Trece =

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.