EXÓTICA

exotica1

LA MIRADA Y EL RECUERDO

★★★★☆

La pérdida de un ser querido es una herida que nos deja el corazón embotado. El pasado se vuelve presente y la desolación es un carrusel que no cesa, sin compasión ni consuelo, sin dirección ni destino. Todo lo que haces se tiñe de tristeza y dolor, un velatorio donde la muerte es una espada de Damocles suspendida sobre el vacío de la existencia. Los interrogantes sin respuesta nos encadenan. La vida se vuelve un rompecabezas, un tormento que se manifiesta poco a poco, porque de una sola vez nos aniquilaría. La encrucijada es un club erótico donde la insinuación voluptuosa estalla como una promesa incumplida. Ver sin tocar, despertar el deseo sin promesas ni certezas. Consumición sin consumación. La sinuosa voz de Leonard Cohen nos envuelve hasta mortificarnos (‘Everybody knows…’). La procacidad se ofrece a la mirada pero se oculta, con mohines pícaros, a la obscenidad del lecho.

Atom Egoyan dosifica la información y teje un tapiz cuyo dibujo sólo podrá reconocerse con paciencia, como el restaurador que recupera una pieza pincelada a pincelada, perseverante y tenaz. Su fisonomía remite al ayer pero su sombra es alargada y pertinaz y nos engulle como una pesadilla. La felicidad permanece desterrada y la esperanza es una quimera, sólo tienen cabida la congoja y el engaño. Las imágenes nos mienten, son una superchería sujeta a interpretación, un jeroglífico. Los ojos desean lo que creen ver: lascivia de escaparate. Mirar sin ser vistos (así se abre la película) es un tropo recurrente durante todo el metraje – lo cual abarca también al espectador. La observación maniática como constante cuando nada es lo que finge ser. Sin embargo, todas las piezas del puzle acaban encajando con una precisión morbosa.

La urdimbre de la historia nos desvela la angustia de unos personajes solitarios que se lamen las heridas de su desamparo y aislamiento. Intuimos la tragedia – relacionada con el vínculo que entablan los vivos con sus muertos – y reconocemos la obsesión que oprime a los que permanecen aquí cuando no sueltan ni se despiden de aquellos que se fueron. La culpa es una losa que sepulta todo consuelo. Y la muerte es un personaje muy vivo que hace perder toda sensatez y cordura. La ficción se desmorona y desvanece cuando un personaje se rebela y se niega a proseguir con el simulacro, cuando pone fin a la negación de la evidencia y con ello abre el espacio y lo ventila y da cabida a la realidad. Sólo completando el duelo escapamos al laberinto de la añoranza y nos desprendemos del lastre del recuerdo.

Todos espían a todos. Egoyan es el maestro de ceremonias, el supremo voyeur que maneja los hilos de la trama, que teje y desteje los planos y contra-planos, creando un juego de espejos que nos permite observar la intimidad de los personajes, sus debilidades y manías, sus mentiras y manipulaciones, sus ocultamientos. Pero no sólo asistimos a lo que hacen, sino que atisbamos también los pliegues de su alma, desplegando su psicología y sus motivaciones. Al renunciar a contar la historia de forma lineal y cronológica – sin con ello perder claridad – se incrementa el misterio y se profundiza en la angustia. Somos impúdicos mirones, carentes de clemencia o perdón  ANTONIO MANERO


Título original Exotica Año 1994 País Canada Director Atom Egoyan Guión Atom Egoyan Reparto Mia Kirshner,  Bruce Greenwood,  Elias Koteas,  Arsinée Khanjian,  Don McKellar, Victor Garber,  David Hemblen,  Sarah Polley

Sobre nosotros Antonalva

La primer película que vi en el cine fue 101 Dálmatas (1961) en alguna de sus muchas reposiciones (Cruella De Vil me persiguió y obsesionó durante lustros). Muchos años más tarde desperté al gran cine deslumbrado por Psicosis y Vértigo de Alfred Hitchcock y mi devoción cinéfila se confirmó al degustar las virtudes de Douglas Sirk, David Lean, Yasujirô Ozu o Max Ophüls. Apasionado del cine oriental, de Hollywood y de las cinematografías periféricas, de gustos sibaritas y omnímodos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 − uno =

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.