EL CASO FRITZ BAUER

caso1

LA INVISIBLE SUTILEZA DEL BIEN 

Antonio Manero

¿Quién conoce a Fritz Bauer? Sin embargo, casi nadie debería de ignorar quién fue y qué hizo el nazi Adolf Eichmann. Sobre éste último, la filósofa y politóloga Hannah Arendt redactó una crónica del ponzoñoso “proceso Eichmann” donde acuñó su famosa expresión – que hizo fortuna y ha quedado para la posteridad – de la ‘banalidad del mal’, para referirse al funesto horror de los miles de mediocres y eficientes funcionarios que contribuyeron a perfeccionar la maquinaria de matar que acabó siendo el siniestro sistema de campos de exterminio ideado con el fin de liquidar de forma eficaz a cuantos más judíos mejor.

Pero estoy divagando y perdiendo el foco. Todo aquel proceso tuvo lugar en 1961 y ahora nos encontramos casi un lustro antes, en la Alemania Federal aún en consolidación, cuando se dudaba incluso de que Eichmann estuviera vivo y de estarlo, se desconocía dónde poderle prender. Aunque –ahora lo sabemos – hubiera encontrado su amable refugio, asilo y amparo (como tantos otros nazis) bajo la frondosa sombra del ominoso peronismo argentino. Pero saltar en el tiempo es perder de vista lo esencial: estamos ante el pormenorizado retrato de un afanoso fiscal general del estado de Hessen (RFA) que se había propuesto como una prioridad al regresar a su amada Alemania, en llevar ante la justicia, por sus propios compatriotas, a algunos de los máximos criminales nazis que permanecían huidos e ilocalizables. Admirable esfuerzo que encontraba reticencias pasivas, resistencias activas y suspicacias infranqueables en una sociedad que aún se lamía sus purulentas heridas de guerra.

Es el retrato y relato de un hombre justo, sabio, de un buen hombre que supo nadar contracorriente y mantener su rumbo, su constancia, su esfuerzo en un empeño ingrato y que iba contra la facilidad viral de olvidar, superar y perdonar aquellos atroces años y aquellos inconcebibles crímenes que aniquilaron a millones de individuos y casi finiquitó la fértil presencia judía en Europa. Es el contraste, el contrapunto fecundo a la banalidad del mal, es la eficiencia germánica al servicio del provecho comunitario, del bienestar social, de la salud espiritual, de la expiación de una culpa abominable que sólo se sana con arrepentimiento y dolor sincero. Lo simbólico es a veces imprescindible cuando se quiere hacer justicia: Alemania persiguiendo y condenando a alemanes, ese era el camino.

Película seca, con algún error de reparto, descuidada visualmente y algo torpe en ciertos recovecos de su trama, sin embargo acierta en lo esencial: el valor moral de persistir en lo que es justo y necesario y hacerlo de frente, con valentía, pasión y convicción. Un acierto


Título original Der Staat gegen Fritz Bauer Año 2015 País Alemania Director Lars Kraume Guión Lars Kraume, Olivier Guez Reparto Burghart Klaußner,  Ronald Zehrfeld,  Dani Levy,  Sebastian Blomberg,  Laura Tonke, Robert Atzorn,  Michael Schenk,  Matthias Weidenhöfer,  Götz Schubert,  Jörg Schüttauf,  Cornelia Gröschel,  Lilith Stangenberg

Sobre nosotros Antonalva

La primer película que vi en el cine fue 101 Dálmatas (1961) en alguna de sus muchas reposiciones (Cruella De Vil me persiguió y obsesionó durante lustros). Muchos años más tarde desperté al gran cine deslumbrado por Psicosis y Vértigo de Alfred Hitchcock y mi devoción cinéfila se confirmó al degustar las virtudes de Douglas Sirk, David Lean, Yasujirô Ozu o Max Ophüls. Apasionado del cine oriental, de Hollywood y de las cinematografías periféricas, de gustos sibaritas y omnímodos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 − 10 =

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.