LA INVITACIÓN

invitacion1

LA SOMBRA DE UNA DUDA GERMINA EN LOS ÁNGELES

Antonalva

Intriga y desasosiego… ¿Fabulación o espejismo? El pasado pesa mucho y corrompe y distorsiona nuestra percepción del presente hasta desfigurarlo. ¿Somos presos del delirio o percibimos lo que realmente está ocurriendo a nuestro alrededor? ¿Rechazamos el ayer o lo abrazamos llenos de alborozo? ¿Cómo afrontar el futuro si el recuerdo nos acosa y atosiga sin remisión? ¿Y cómo sobrevivir al trauma imborrable de la muerte de tu propio hijo? Volver no es nunca retornar, ya que los senderos son siempre diferentes y se bifurcan como medusas inescrutables hacia destinos atroces… ¿O no?

La duda y la sospecha presiden este thriller no exento de tensión, misterio, brutalidad y desazón. El ambiente enrarecido apresa y hace mella en el espectador – incluso desde antes de los títulos de crédito – quien se teme que tras esa fachada de educada y sonriente cordialidad se esconden pozos de serpientes desbocadas. Hay demasiados abrazos, demasiados besos, demasiadas sonrisas rezumantes de sacarina para no desconfiar de la edulcorada fachada de los anfitriones… ¿O son sólo fabulaciones absortas de un padre atormentado por la pérdida de un hijo de la que aún se siente culpable pese al paso de los años?

Hablar sobre la trama sería destripar la calculada ambigüedad de la cinta. No es tanto la capacidad de sorpresa lo que confiere interés al metraje, sino más bien la gradación de cómo se desvela poco a poco lo que de alguna forma sospechábamos todos pero no nos atrevíamos a reconocer. Es una pieza de relojería bien engrasada que va marcando paso a paso el destino de sus protagonistas, que desean pasárselo bien y no entrar en terrenos conflictivos que pudieran malograr la juerga o enturbiar la festividad de un reencuentro largamente pospuesto y anhelado por todos. Quizás pequen de ilusos, pero es que nadie desea ser un aguafiestas o un pajarraco de mal agüero que trunque la celebración y haga peligrar el bello devenir del jolgorio.

En exceso convencional y previsible, pero eficaz en cualquier caso. Sabe crear y jugar con una atmósfera inquietante, saca provecho de unos personajes algo planos pero siempre vigorosos, dosifica con habilidad y destreza buenos momentos de angustia y convierte un decorado casi único – el interior de una lujosa mansión en las colinas suburbiales para la gente pudiente – en una ratonera desquiciada llena de toxicidad y sortilegios. Tan predecible como disfrutable.


Título original The Invitation Año 2015 País Estados Unidos Director Karyn Kusama Guión Phil Hay, Matt Manfredi, Phil Hay, Matt Manfredi, Matt Manfredi Reparto Logan Marshall-Green,  Michiel Huisman,  Tammy Blanchard,  John Carroll Lynch, Mike Doyle,  Emayatzy Corinealdi,  Karl Yune,  Toby Huss,  Marieh Delfino,  Michelle Krusiec,  Lindsay Burdge,  Aiden Lovekamp,  Jordi Vilasuso,  Jay Larson,  Danielle Camastra

Sobre nosotros Antonalva

La primer película que vi en el cine fue 101 Dálmatas (1961) en alguna de sus muchas reposiciones (Cruella De Vil me persiguió y obsesionó durante lustros). Muchos años más tarde desperté al gran cine deslumbrado por Psicosis y Vértigo de Alfred Hitchcock y mi devoción cinéfila se confirmó al degustar las virtudes de Douglas Sirk, David Lean, Yasujirô Ozu o Max Ophüls. Apasionado del cine oriental, de Hollywood y de las cinematografías periféricas, de gustos sibaritas y omnímodos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 + catorce =

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.