EL AMOR ES MÁS FUERTE QUE LAS BOMBAS

elamor2

APÁTRIDAS EMOCIONALES

Antonalva

Nuestras vidas son rompecabezas. Y cuando compartimos la existencia con alguien (tu pareja, tus hijos, tus padres, tus hermanos o tus amigos) apenas y si capturamos algunos retazos inconexos que tratamos de combinar para que ese puzle emocional y vital cobre sentido y podamos mantener la ficción de que conocemos a los demás, dotando a sus acciones, palabras u omisiones de un mínimo de coherencia que nos permita hacernos creer que conocemos al otro y que su borroso y cambiante contorno tiene la suficiente claridad y cohesión como para mantenernos en relación y contacto, reinterpretando y expandiendo lo que en verdad tan sólo son dispersos fragmentos de un relato que desconoceremos en su inasible integridad.

Este premisa es la columna vertebral de este relato amargo, atormentado y doliente sobre una familia rota por la muerte de la madre y que se aferra con uñas y dientes a su incapacidad manifiesta por la trasparencia, la verbalización, la sinceridad o el afecto físico. La franqueza vivida como quimera, como fabulación, como entelequia, como un imposible. La comunicación como trampa, como engaño, como imposibilidad existencial, como maquinación para confundir u ocultar, como huida del presente para refugiarse en utopías resbaladizas y falaces. Callarse la verdad puede ser legítimo, pero construirse una fantasía indulgente es una tropelía que acaba pasando factura a nuestra salud emocional.

Atravesar un duelo es difícil y muy doloroso: te puedes romper, astillar, abatir o extenuar, pero raro es que te deje igual que estabas antes. Y cerrar un duelo es, a veces, tarea titánica que algunas personas son incapaces de completar con éxito y se torturan inmisericordes durante tiempo indefinido. Sobre este atolladero gira la mayor parte de esta cinta, que parece confundir complejidad temática con precariedad narrativa, ya que si bien contiene buenos elementos e ideas, afanosos actores y una realización competente, es incapaz de insuflar vida a la historia que nos propone, que acaba dando vueltas una y otra vez sobre sí misma, como una noria desbocada, sin avanzar ni un milímetro del atractivo planteamiento.

elamor1

Este drama sobre las dobleces y contrariedades de la vida carece de lo básico: sinceridad. Suena a prefabricado, se antoja previsible y no llega por su excesiva frialdad, se dispersa con lastimosa delectación y se pierde por recovecos estériles. Interesa y convence a ratos, pero la mayoría del tiempo carece de fuste, fuelle, hondura y poso. Todo resulta demasiado críptico y engolado como para seducir, demasiado elaborado para resultar creíble. Interesante, sí, pero insuficiente: el discreto encanto del proyecto fallido.|✭✭✭✭✭✭✭✭✭✭|


 

Título original Louder Than Bombs Año 2015 País Noruega Director Joachim Trier Guión Joachim Trier, Eskil Vogt Reparto Jesse Eisenberg, Gabriel Byrne, Isabelle Huppert, David Strathairn, Rachel Brosnahan, Devin Druid, Amy Ryan, Ruby Jerins

Sobre nosotros Antonalva

La primer película que vi en el cine fue 101 Dálmatas (1961) en alguna de sus muchas reposiciones (Cruella De Vil me persiguió y obsesionó durante lustros). Muchos años más tarde desperté al gran cine deslumbrado por Psicosis y Vértigo de Alfred Hitchcock y mi devoción cinéfila se confirmó al degustar las virtudes de Douglas Sirk, David Lean, Yasujirô Ozu o Max Ophüls. Apasionado del cine oriental, de Hollywood y de las cinematografías periféricas, de gustos sibaritas y omnímodos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × 3 =

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.