NOMINADAS MEJOR PELÍCULA

Y llegamos al fin al análisis del Oscar en la categoría de Mejor Película para el que este año compiten hasta ocho trabajos. La criba ha dejado fuera a films que han estado en boca de todos hasta el final, algunos de los cuales, y siempre  según nuestra opinión personal, hubiesen merecido estar también en la lucha por el premio principal. Hablamos de películas como Carol o Inside out. Ha sido una de las carreras más entretenidas y animadas de los últimos tiempos, con varios títulos disputándose el papel de favorito a lo largo de la misma. Parece, no obstante, que uno de ellos ha llegado al “rush” final más en forma que los demás. Alejandro González Iñárritu podría convertirse, como ya vimos, en el tercer director en ganar el Oscar a mejor dirección durante dos años seguidos, pero también podría ser el primero que logra que una película suya consiga el premio gordo en dos ediciones consecutivas.

Y las nominadas son:

La gran apuesta de Adam McKay

apuesta3

Brad Pitt fue el primero en creer en las verdaderas posibilidades que ofrecía la novela de Michael Lewis que dio origen a esta película, una de las grandes sorpresas del año en los Oscars.  La historia de estos cuatro tipos que ven venir la actual crisis financiera y deciden sacar tajada del desaguisado sin advertir a nadie del peligro era un argumento a priori poco atractivo, y en apariencia de escaso interés comercial, aunque quizá sirva para desmontar esta teoría el reciente éxito de El lobo de Wall Street de Scorsese. Fue también toda una sorpresa que la dirección del proyecto recayese al final en Adam McKay, un director curtido en la cantera del Saturday Night Live y cuya filmografía hasta ahora se nutría únicamente de comedias absurdas y disparatadas. La gran apuesta se presenta en la gran noche de Hollywood con cinco candidaturas al eunuco, y el cartel de haber sido la triunfadora  en los galardones del gremio de productores y en los del sindicato de guionistas. La cinta de McKay es la principal favorita para hacerse con el Oscar al mejor guión adaptado, y a partir de ahí…. soñar es gratis.

Spotlight de Tom McCarthy 

spotlight1

Y del film con más posibilidades de ganar en la categoría de Mejor Guión Adaptado al que prácticamente tiene el Oscar al Mejor Guión Original en el bolsillo. En un año en el que ninguna de las dos películas más nominadas compite en estas categorías, el campo parece abonado tanto para La gran apuesta como para Spotlight. Seis nominaciones presenta esta última película que cuenta la investigación que llevó a cabo un grupo de periodistas de Boston, y que acabó desenmascarando una red de pederastia dentro de la diócesis católica de Massachussets.  La cinta de Tom McCarthy ha sido la más reconocida en la temporada de premios de la crítica estadounidense muy por encima de sus rivales más directas. Es un motivo más que suficiente para considerar al film de McCarthy como un serio aspirante a disputarle el triunfo final a González Iñárritu. 

Brooklyn de John Crowley

brooklyn22

Poco o nada tiene que hacer Brooklyn en los Oscar. Esta pequeña cinta de corte romántico pero sin exceso de azúcar habla del desarraigo, de la importancia de las decisiones que marcan una vida, pero lo hace sin garra, sin pasión, algo que la academia no puede dejar pasar para convertirla en Mejor Película. Si los académicos optan por la contención en el apartado interpretativo, la cinta de Crowley puede verse premiada con la estatuilla para Saoirse Ronan. La actriz ha sonado con mucha fuerza desde Sundace convirtiéndose en la alternativa a Brie Larson.

The Revenant de Alejandro González Iñárritu 

thererevant6

La épica obra de Iñárritu y sus 12 nominaciones parten como la gran favorita para alzarse con el Oscar. Por segundo año consecutivo Iñárritu puede ver coronada su película además de su labor como director. Con el Globo de Oro, el DGA y el BAFTA no hay duda de que estamos ante la “frontrunner” de la carrera, pero ¿puede pesar el hecho de que el año pasado el mexicano lograra salir triunfante para restarle puntos a The Revenant? Completamente alejada a Birdman, la última proeza de Iñárritu se antoja tan lenta como grandilocuente, tan excesiva como hipnótica. Una obra que puede arrasar en la gala si los académicos no se centran sólo en premiar a Leonardo DiCaprio. Material para ello tienen de sobra.

Marte de Ridley Scott

MARTIAN1

Ridley Scott ha vuelto. Y esa es, sin duda, una de las mejores noticias que nos ha podido dejar la presente temporada de Oscars. Después de los últimos descalabros del director británico (PrometheusExodus, dioses y reyes), muchos nos temíamos que esta adaptación del best – seller de Andy Weir The Martian, acabara siendo en sus manos más de lo mismo. No ha sido así, y por fortuna, Ridley nos ha regalado una de las películas más entretenidas de 2015. El cineasta vuelve a tener una película entre las finalistas a la categoría reina en los Oscars , quince años después del triunfo de  Gladiator (en aquella ocasión, perdió como mejor director ante Steven Soderbergh, aunque sería de nuevo nominado en la categoría al año siguiente por Black Hawk derribado). La odisea del astronauta Mark Watney por sobrevivir en el planeta rojo tras ser abandonado por sus compañeros de misión podría verse como una versión ligth de El renacido de Iñárritu, o incluso de Salvar al soldado Ryan, con Matt Dammon repitiendo personaje. El film cuenta con 7 nominaciones a la estatuilla, y no parece que ninguna de ellas vaya a cristalizar finalmente en victoria. Quedémonos con lo esencial. ¡¡ Ridley Scott ha vuelto ¡¡

Mad Max: Fury Road de George Miller

mad1

¿Una película de acción, todo un blockbuster, nominado a los premios cinematográficos más importantes? Esta vibrante cuarta entrega de la mítica saga ochentera no sólo ha logrado tal hazaña sino que se ha convertido en una de las favoritas de esta edición, con diez nominaciones que no sólo incluyen los evidentes apartados técnicos sino que también la incorporan en las categorías más importantes. ‘Mad Max: Fury Road’, que seguro no se irá de vacío este domingo, ha situado a su creador, George Miller, como un serio aspirante a la estatuilla de mejor dirección.

El puente de los espías de Steven Spielberg

espias1

Sin duda, la apuesta más clásica de todas las aspirantes en la actual edición de los OscarsSteven Spielberg vuelve a obtener el reconocimiento de la Academia y mete por octava vez en su carrera una de sus películas entre las finalistas al mejor film del año. Se trata, en cualquier caso, de un reconocimiento con la boca pequeña, pues el de Ohio ha sido excluido una vez más en la categoría de dirección por uno de los trabajos más incontestables de 2015. El film nos lleva a los tiempos de la Guerra Fría para contarnos la peripecia de un abogado de Nueva York que se ve envuelto en una operación entre su país y la Unión Soviética para liberar a un compatriota. Seis nominaciones se nos antojan pocas para un film de impecable acabado formal y un magistral trabajo de producción. Los Coen podrían recoger el galardón como mejores guionistas del año, aunque, sin duda, la gran baza del film de cara a los premios es Mark Rylance, que, siempre con permiso de Mr Stallone, podría hacerse con el Oscar a la mejor interpretación secundaria. 

Room de Lenny Abrahamson

ROOM12

Nominada en cuatro categorías, incluida la de mejor película, esta inolvidable adaptación de la novela de Emma Donoghue puede que sólo alcance la estatuilla en el apartado de actriz principal, destinada a una Brie Larson que borda el papel de una madre en cautiverio junto a su hijo. Su compañero de reparto, un jovencísimo Jacob Tremblay, bien merecía su propio reconocimiento, además de la sufrida interpretación de Joan Allen. Una cinta menor, que compite mano a mano con grandes superproducciones, pero que cala más hondo que muchos alardes visuales.

por Juan Solo, Pol Morales y Ulher 

Sobre nosotros Ulher

En el cine hacer llorar en más fácil que hacer reír, o eso dicen. Sin embargo, cuento con los dedos de una mano las veces que una película me ha hecho inundar el salón. Una tarea complicada la de llegar al corazón. Wenders lo hizo en un peep-show y desde entonces estoy recuperándome. Más tarde llegó Tornatore y casi muero en el naufragio. Con Daldry aún estoy desatando el nudo que me provocó mientras no dejo de maravillarme con la grandeza de los viajes de Kubrick.Amante del cine desde que tengo uso de razón. Crecí con las marujas deslenguadas de Almodóvar. Mi psicólogo de cabecera responde al nombre de Aronofski y los domingos cierro las noches con Wilder.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 + 7 =

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.