NOMINADAS MEJOR ACTRIZ SECUNDARIA

No tienen la enjundia de la categoría reina de la interpretación. Sirven de complemento para que su partenaire logre desarrollar el personaje y, sin embargo, en ocasiones, consiguen brillar al arrebatar la atención de las miradas.

Nos encontramos ante la categoría más cuestionada por las manidas triquiñuelas de las productoras en cuanto a promocionar a sus intérpretes en categorías que no les corresponden. Este año hasta en dos ocasiones tenemos actrices protagonistas relegadas a una categoría inferior por esa necesidad imperiosa de no entorpecer la carrera de las otras con la división de votos. Veamos una por una que personaje han entregado y las posibilidades que tienen de llevarse el premio. Después ustedes decidan cuál es merecedora de tan ansiado galardón.


JENNIFER JASON LEIGH como Daisy Domergue en “Los odiosos ocho“, Quentin Tarantino
(53 años, 1ª Nominación)

jenniferjasonleigh

En un inicio el personaje de Daisy estaba destinado para la omnipresente Jennifer Lawrence quien por seguir al lado de papá O. Rossell (Joy) tuvo que rechazar tan carismático rol. Conociendo el histrionismo de la oscarizada actriz, no nos cabe duda alguna que el personaje le hubiera quedado como un guante. Sin embargo, Jennifer Jason Leigh, desdentada, ensangrentada y con una medio sonrisa de cabrona fugitiva consigue lo que no estaba escrito. La recordada actriz de Mujer blanca soltera busca … hace que la cámara se enamore de ella y que el espectador pida a gritos una nueva aparición. Junto con Samuel L. Jackson suyos son los momentos más hilarantes. Desde la presentación del personaje dentro de la diligencia hasta ese apoteósico tramo final, Jason Leigh aprovecha hasta el último milímetro de carrete para sentenciar que ya forma parte de los personajes más icónicos del cine de Tarantino.

Lamentablemente tiene pocas opciones de alzarse con el Oscar. En toda la carrera su nombre sólo ha sonado en un par de premios de la crítica (San Diego y North Texas), poca fuerza para verla subir al escenario. Lo dicho, una pena.


ROONEY MARA como Therese Belivet en “Carol“, Todd Haynes
(30 años, 2ª Nominación)

ronneymara

Incluir a Ronney Mara en esta categoría clama al cielo. Aunque el título de la hermosa película de Todd Haynes corresponda al personaje de Cate Blanchett, es Therese sobre quien recae el peso de la cinta. Ni siquiera la poderosa presencia de Blanchett logra nublar el trabajo de Mara quien ha confeccionado una interpretación que se queda grabada en la retina. Un trabajo sutil y sumamente agradecido. La aparente fragilidad de su cuerpo gana toda la fuerza con su mirada y es que la actriz logra traspasar la pantalla con cada gesto. No es difícil empatizar con un personaje que está dispuesto a todo al haberse enamorado y más aún si ese amor se desarrolla en una época hostil dónde todos apuntan armas. Esa montaña rusa de sentimientos típicos de la ceguera del enamoramiento confluyen en un trabajo magistral, cuidado hasta el detalle y lleno de verdad. Una delicia que en Cannes supieron apreciar al otorgarle la Palma de Oro a Mejor Actriz. La Academia debería tomar ejemplo.


RACHEL McADAMS como Sacha Pfeiffer en “Spotlight“, Thomas McCarthy
(37 años, 1ª Nominación)

rachelmcadams

Existen dos tipos de secundarios, los que tienen relevancia en la trama principal, apoyando o dando la réplica al personaje principal y los que están presente durante todo el metraje pero no dejan de ser meros figurantes. En este último caso encontramos a Rachel McAdams con un personaje plano, intranscendente. Uno se para a pensar en la no existencia de la periodista Sacha y el resultado sería prácticamente el mismo. Spotlight es una película de guión con interpretaciones solventes pero en ningún momento dignas de honores y mucho menos la de la actriz. El hecho de ver a McAdams nominada responde más bien a un efecto arrastre de una de las películas con más posibilidades de premio. Esperemos que se quede ahí y no ver hinchada la bolsa de premios a la cinta de McCarthy con reconocimientos no merecidos.


ALICIA VIKANDER como Gerda Wegener en “La chica danesa“, Tom Hooper
(27 años, 1ª Nominación)

aliciavikander

Si los Oscar siempre van a la última fijándose en modas, Alicia Vikander tiene todas las papeletas para ganar el Oscar a Mejor Actriz Secundaria. “Chica mona, recién llegada con un papel comprometido” Etiqueta que le queda pequeña a la actriz porque con su comprensible Gerda Wegner, Vikander consigue cerrar bocas. Es un personaje que exige de una contención y comprensión complejas y sin embargo sale más que airada. Al contrario que Mara, la sueca lleva a cuestas un personaje sobre el que cuesta empatizar por ese exceso de transigencia sobre todo lo que le rodea. Coprotagonista de la historia junto al oscarizado Eddie Redmayne, Vikander suena en todas las quinielas como la triunfadora. El público la adora y la crítica se ha rendido a sus pies.


KATE WINSLET como Joanna Hoffman en “Steve Jobs”, Danny Boyle
(40 años, 7ª nominación y 1 Oscar por El Lector)

katewinslet

Para Winslet ha sido todo un reto dar vida a Joanna Hoffman, mano derecha y jefa de marketing de Steve Jobs. Por un lado exponerse a un guión de Sorkin y por otro saber medirse. Una actriz de raza como ella en un potente rol y que, sin embargo, no puede ensombrecer la figura de Steve Jobs. Convertida en la ética y la conciencia del empresario, da la réplica a Michael Fassbender con una presencia digna de cualquier premio. La perfecta secundaria con grandes momentos de lucimiento. No estamos tan acostumbrados a ver a la británica totalmente atada y parir una interpretación de altura. Con su séptima nominación llega a la gala con el Globo de oro bajo el brazo. ¿Suficiente para volver a hablar con su bote de champú?


Ganará: Alicia Vikander
Debería ganar: Rooney Mara.

por Ulher

Sobre nosotros Ulher

En el cine hacer llorar en más fácil que hacer reír, o eso dicen. Sin embargo, cuento con los dedos de una mano las veces que una película me ha hecho inundar el salón. Una tarea complicada la de llegar al corazón. Wenders lo hizo en un peep-show y desde entonces estoy recuperándome. Más tarde llegó Tornatore y casi muero en el naufragio. Con Daldry aún estoy desatando el nudo que me provocó mientras no dejo de maravillarme con la grandeza de los viajes de Kubrick.Amante del cine desde que tengo uso de razón. Crecí con las marujas deslenguadas de Almodóvar. Mi psicólogo de cabecera responde al nombre de Aronofski y los domingos cierro las noches con Wilder.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

seis + 13 =

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.