CAROL

 carol233LA MIRADA DEL DESEO

por Antonalva  

Estamos ante una de las grandes películas de los últimos tiempos. Un clásico melodrama de los años cincuenta renovado en cuanto temática, pero ajustado en fondo y forma a lo más señero del género. Todo en ella es un primor y cada elemento brilla implacable a gran altura, con un acabado espectacular: dos actrices excelsas en estado de gracia; una fotografía que recrea y renueva el estilo desaforado de Douglas Sirk; una banda sonora que impregna de anhelo y añoranza la historia de un amor inesperado, a contracorriente, en abierta hostilidad con lo normativo más rancio; un vestuario que cumple una función narrativa y no solo decorativa… No hay ningún defecto en esta joya llena de sensibilidad, sensualidad y buen cine.

“No sé lo que quiero.”

 

La batuta de Todd Haynes alcanza aquí la perfección. Con un programa formal parecido a su aclamada Lejos del cielo, logra obtener, sin embargo, una fuerza y calidad muy superiores, ya que no se trata sólo de un homenaje rendido a cierto tipo de cine, sino que realiza una obra contemporánea – aunque deudora de un linaje memorable – que bebe de las fuentes y hasta las supera, obteniendo un fruto que bordea una maestría total que pocos adquieren. El equilibrio entre fondo y forma, entre historia y estética, entre personajes y trama es absoluto. Cada escena surge de la precedente y lleva a la posterior y, como en una tragedia griega, los dioses parecen confabularse para sembrar de obstáculos el camino de los mortales. Cada plano es de una belleza y fuerza sobrecogedoras, sin resultar en ningún momento esteticista o rebuscado. Milagroso esplendor cuando se domina el medio.

carol12

Pareciera que la leve trama no diera para dos horas de cinta, pero no se trata tanto del qué se nos cuenta, sino del cómo se nos narra lo que convierte este proyecto en una experiencia emocional e intelectual vibrante, abrumadora, deslumbrante y cautivadora. Hay escenas que sobrecogen y dejan sin respiración por su excelencia en cuanto al ritmo, armonía y fluidez del encadenado de los planos, donde nada falta ni nada sobra y se alcanza una brillantez inusitada, alejada de cualquier esteticismo innecesario o rebuscado.  La palabra elegancia visual cobra así todo su sentido y no deviene en mero ejercicio de estilo, sino que ofrece una delicada cadencia que resulta necesaria, inapelable y estremecedora. Como botón de muestra: el desenlace, donde el espectador se emociona y queda sin aliento por el maravilloso encadenado de imágenes – sin diálogos – que se ofrece. Basta con mirar y ser visto.

El tiempo nos lo confirmará, pero es una obra maestra casi perfecta.|✭✭✭✭✭✭✭✭✭✭|


Título original Carol Año 2015 País Reino Unido Director Todd Haynes Guión Phyllis Nagy Reparto Cate Blanchett, Rooney Mara, Sarah Paulson, Kyle Chandler, Jake Lacy, Cory Michael Smith, Carrie Brownstein, John Magard, Kevin Crowley, Gielreath, Ryan Wesley Gilreath, Trent Rowland, Jim Dougherty, Douglas Scott Sorenson, Nik Pajic

Sobre nosotros Antonalva

La primer película que vi en el cine fue 101 Dálmatas (1961) en alguna de sus muchas reposiciones (Cruella De Vil me persiguió y obsesionó durante lustros). Muchos años más tarde desperté al gran cine deslumbrado por Psicosis y Vértigo de Alfred Hitchcock y mi devoción cinéfila se confirmó al degustar las virtudes de Douglas Sirk, David Lean, Yasujirô Ozu o Max Ophüls. Apasionado del cine oriental, de Hollywood y de las cinematografías periféricas, de gustos sibaritas y omnímodos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × 5 =

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.