LEYENDA

legend2

CORRECCIÓN INSULSA Y TRILLADA

por Antonalva

Película basada en hechos reales. ¿Y qué? Como en tantas ocasiones, la premisa de tomar unos personajes de la vida real no añade ni verosimilitud ni interés a la historia que vemos en pantalla, que deambula entre tópicos vulgares sobre el cine de gánsteres y el vodevil, bascula entre el tipismo del retrato de los bajos fondos londinenses – glamour de poca monta y el endiosamiento de sociópatas de opereta – y el reflejo de una época donde las corruptelas políticas ya permitían que algunos personajillos indeseables salieran indemnes del crimen organizado y la extorsión con el objetivo de tapar a ciertos políticos venales que se veían envueltos en escándalos que se trataban de ocultar a la opinión pública.

“Yo doy, pero no recibo. No soy un maricón.”

 

El planteamiento, aunque simple y limitado, no carece de interés. Pero la realización plana, previsible, adocenada y sin garra echa a perder la premisa de contar con dos personajes inmorales y sin escrúpulos que merecerían haber dado con una realización más garbosa y sugerente. Es indudable que el mal atrae y fascina, que los ‘malos’ suelen ser más cautivadores que los ‘buenos’, quizás porque su creencia de que son impunes y omnipotentes les hace cometer barbaridades que más de uno desearía perpetrar alguna vez pero se ha refrenado en llevar a cabo por miedo a las consecuencias penales o sociales. Esa falta de freno les hace fascinantes a los ojos del ciudadano pacato y cumplidor. El exceso como afrodisiaco.

No basta contar con un actor carismático y de talento – Tom Hardy – para superar los baches y carencias de un guión que encadena situaciones desmesuradas y brutales, pero sin llevar a ninguna parte ni proponer una indagación original o apasionante sobre el crimen o la política o la sociedad que se está reflejando. Como en un telefilme caro o de prestigio, donde nada desentona pero todo acaba siendo la enésima regurgitación de lugares comunes que ya hemos visionado antes, aunque contado de forma más envolvente o llamativa. Las virtudes habituales del cine británico (buenos actores, concienzuda recreación de época, mimo por el detalle) aquí apenas consiguen elevar la calidad o efectividad del producto final.

legend1

Además resulta inmoderadamente larga, repetitiva y plana como para captar la leal atención del espectador. Y el trazo de unos gemelos psicopáticos – por lo demás, algo caricaturesco y predecible – resulta demasiado esquemático y simplista como para convencer o seducir. Buenos mimbres pero con un resultado fallido, sin fuste ni fuelle, sin novedad ni brío. Se deja ver pero deviene en una propuesta malograda.|✭✭✭✭✭✭✭✭✭✭|


Título original Legend Año 2015 País Reino Unido Director Brian Helgeland Guión Brian Helgeland Reparto Tom Hardy, Emily Browning, Colin Morgan, David Thewlis, Christopher Eccleston, Paul Anderson, Chazz Palminteri, Tara Fitzgerald, Nicholas Farrell, Adam Fogerty, Mel Raido, Sam Spruell, Millie Brady, Chris Mason, Alex Ferns, Taron Egerton

Sobre nosotros Antonalva

La primer película que vi en el cine fue 101 Dálmatas (1961) en alguna de sus muchas reposiciones (Cruella De Vil me persiguió y obsesionó durante lustros). Muchos años más tarde desperté al gran cine deslumbrado por Psicosis y Vértigo de Alfred Hitchcock y mi devoción cinéfila se confirmó al degustar las virtudes de Douglas Sirk, David Lean, Yasujirô Ozu o Max Ophüls. Apasionado del cine oriental, de Hollywood y de las cinematografías periféricas, de gustos sibaritas y omnímodos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres + diecinueve =

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.