LANGOSTA

langosta1

¿POR QUÉ LO LLAMAN AMOR CUANDO QUIEREN DECIR EGOÍSMO?

por Ulher 

Una mujer aparca su coche. Se dirige a un campo donde pastan burros. Empuña un arma y, sin pensarlo dos veces, dispara a sangre fría contra un animal. La escena de apertura ya es toda una declaración de intenciones. Quienes conozcan el cine de Lanthimos no se extrañarán ante semejante desconcierto pero para los que se adentren por primera vez en la perversidad típica del director supondrá el primero de los mazazos. En su escasa filmografía habita la sátira sobre una sociedad claustrófobica, sobre el individuo que se rige por la falta de libertad. Si con la desconcertante Canino (2009) hacía alarde del totalitarismo como medio educativo y en la aplastante Alps (2011) ofrecía un estudio sobre el papel que representamos dentro de la colectividad, en Langosta continúa mostrando esa personalidad tan marcada de sus anteriores obras. Personajes inexpresivos, cierta teatralidad en el lenguaje y un sadismo que bebe del Haneke más polémico.

Sin embargo, esa perversión busca ahora su víctima en otra de las necesidades que la comunidad ha creado para sobrevivir: amar y ser amado. Esa dicotomía universal que en la mano de Lanthimos no dura un suspiro. El griego arremete con severidad contra el amor cuestionándolo de puro y llano egoísmo. Por lo que respecta al amor ¿somos uno o somos dos? La mirada pesimista de Langosta se centra en el individualismo como paradigma de la felicidad. Una visión un tanto realista si entendemos las relaciones de pareja como una satisfacción personal, como una estabilidad emocional impuesta por una sociedad en la que no se tiene cabida si los sentimientos no son compartidos. Una hipócrita sociedad que prefiere ver al individuo autolesionándose física o emocionalmente en pro de dejar de ser descartes. Por que pobre de aquel que no consiga seguir los cánones de las reglas marcadas. Serán castigados con miradas prepotentes, lastimeras, cínicas. En este caso Lanthimos los convierte en animal, eso sí, a su libre elección. Todo un detalle.

langosta3

El gran acierto de esta distópica película en la que las apariencias son lo más importante para sobrevivir, es que vuelca toda su mala baba en un espectador que no sabe si reír o llorar, si salirse de la sala o permanecer pegado a la butaca por lo que está pasando en la pantalla. No nos engañemos. Pocos están dispuestos a aceptar que un aparente desequilibrado exponga sus miserias con una vís cómica que ya quisieran muchos y encima reirle las gracias. En efecto, Langosta es un espejo pero no sólo para las parejas que verán en ese intento hemofílico su fin de semana ideal. Los solteros, esos marginados en busca de plaza, contemplarán con estupor cómo ni siquiera ellos que tanto han abogado por la libertad, no pueden sentirse libres. Y no lo son porque nadie lo es. Porque estamos obligados a sentirnos aceptados asumiendo cualquier intento de unión. En definitiva, el egoísmo del individuo impera sobre lo demás.

Langosta es crítica, ácida, inteligente. Su humor negro se aplaude y su mordaz sentido del ridículo la convierten en una nueva marcianada del cine griego. En el primer tramo se  sabe eficaz pisando suelo firme. Posee un ritmo mucho más ágil que las predecesoras obras de Lanthimos. Sus encuadres perfeccionados y unas solventes interpretaciones -soberbia Weisz-, mientras que el guión fluye a golpe de metáfora y simbolismo. Una idea brillante llevada a cabo con maestría. Resultaba difícil mantener el nivel de sátira de su arranque y sin embargo cuando el texto cambia de página, la cinta no decae por sus sólidas bases. Continúa repartiendo bofetadas para terminar sangrando. Maravillosa escena final con la que el autor sentencia eso que llamamos amor.

Una vez más lo ha conseguido. Lanthimos genera debate. Tras las horas e incluso los días, la película no finaliza. Se queda latiendo y eso la hace aún más grande. Y es que estamos ante una cinta cuya forma puede incomodar pero si se consigue superar, apuesto a que el fondo duele más. Nos cuestionamos, por tanto, si el raro de Lanthimos es una persona equilibrada o los desequilibrados somos los demás.|✭✭✭✭✭✭✭✭✭✭|


langosta4

LA INSOPORTABLE PESADEZ DEL MOJÓN PRESUNTUOSO

por Antonalva

La cinta arranca bien, incluso muy bien. Retrata con agudeza e ingenio el absurdo reinante en un mundo fantasioso e irreal, con unas reglas disparatadas pero no del todo descabelladas, subvirtiendo nuestra escala de valores, trastocando nuestra seguridad en las convenciones de convivencia, alterando los tópicos implícitos de nuestra sociedad occidental sobre el amor, la pareja y la soledad. Y lo hace retratando un mundo reconocible y ordinario, pero alterando ciertas reglas sociales que nos hacen sentir como aberrante la cotidianeidad que refleja y que nos pone los pelos de punta.

El planteamiento es original y subversivo. Al deformar la realidad presente hasta convertirla en un sinsentido monstruoso nos damos cuenta de que muchas de nuestras pautas de conducta son fruto de la costumbre, de la tradición, de sobreentendidos sobre los que ni pensamos ni reflexionamos, sino que asumimos, con mansedumbre, como irreprochables o inamovibles, sin darnos cuenta de que son en muchos casos fruto del azar, del folclore o de la rutina, pero que nada tienen que ver con el sentido común o la salubridad de la sociedad que las engendró, no se sabe bien cuándo ni para qué. Hasta aquí las innegables virtudes de la cinta.

Pero una vez que se plantea y presenta esta ensoñación futurista en clave de tragicomedia grotesca, la cinta pierde el norte, se estanca, se repite, regurgita una y otra vez la misma idea sin acabar de digerirla ni proponer evolución alguna, sin sorprender ya en ningún momento, fatigando la paciencia del espectador que se revuelve en la butaca perplejo y hastiado por asistir a una buena idea inicial malversada y echada a perder por la pedantería y engreimiento suicida de su director y guionista, por completo obnubilado con su listeza pero incapaz de darle forma satisfactoria, divagando sin sentido, alargando situaciones, volviendo una y otra vez sobre lo mismo como en una noria desbocada, sin principio ni fin.

langosta2

A mí me parece el típico y tópico producto diseñado para cosechar innumerables premios en cualquier festival internacional (con jurados más avispados y preclaros que el adocenado y obtuso público que paga por su entrada), donde casi parece que hay que besar los pies de los que descubrieron semejante muestra de inteligencia y profundidad y la pusieron en circulación, como contrapunto y denuncia del cine comercial que lo anega todo. Me gustaría equivocarme, pero creo que una buena idea no basta para sostener una película, sino que hay que ser tan exigentes como con cualquier otra propuesta, ya sea mayoritaria o minoritaria, ya sea atípica o adocenada. Pese al buen arranque, un truño.|✭✭✭✭✭✭✭✭✭✭|


Título original The Lobster Año 2015 País Grecia Director Yorgos Lanthimos Guión Efthymis Filoppou, Yorgos Lanthimos Reparto Colin Farrell, Rachel Weisz, Jessica Barden, Olivia Colman, Ashley Jensen, Ariane Labed, Angeliki Papoulia, John C. Reilly, Léa Seydoux, Michael Smiley, Ben Whishaw, Roger Ashton-Griffiths, Rosanna Hoult, Heidi Ellen Love 

Sobre nosotros Ulher

En el cine hacer llorar en más fácil que hacer reír, o eso dicen. Sin embargo, cuento con los dedos de una mano las veces que una película me ha hecho inundar el salón. Una tarea complicada la de llegar al corazón. Wenders lo hizo en un peep-show y desde entonces estoy recuperándome. Más tarde llegó Tornatore y casi muero en el naufragio. Con Daldry aún estoy desatando el nudo que me provocó mientras no dejo de maravillarme con la grandeza de los viajes de Kubrick.Amante del cine desde que tengo uso de razón. Crecí con las marujas deslenguadas de Almodóvar. Mi psicólogo de cabecera responde al nombre de Aronofski y los domingos cierro las noches con Wilder.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 − dieciseis =

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.