DHEEPAN


dheepan2

LAS GUERRAS CONCLUYEN, SUS EFECTOS ACIAGOS PERDURAN …

por Antonalva

Para dejar atrás la guerra no basta con quemar el uniforme, cambiar de pasaporte, abordar a una mujer y hacerla pasar por tu esposa y recoger a una huérfana para simular una familia y así solicitar asilo en Europa, volver a la normalidad aunque sea en un paisaje extraño, en una lengua ignota y en una cultura diferente. Las secuelas de la lucha armada permanecen larvadas y no dan tregua y te atormentan, resurgen aleatorias e imprevisibles, te martirizan y esclavizan, te martillean y acribillan por doquier, horadan tu paz y cavan sigilosas y tenaces tu tumba en vida y corres el riesgo de que ganen batallas tras el fin de la contienda.

Estamos ante una cinta valiente, ambiciosa, intensa y necesaria. Aborda sin complejos y de frente varios asuntos de candente actualidad: la emigración desde países pobres o devastados por las hostilidades hacia la acogedora, plácida y benigna Europa, los horrores correosos que las guerrillas, querellas, combates o refriegas dejan en las personas, la orfandad de haber perdido tanto las raíces como a la familia, las dificultades de la integración por las perturbaciones que se arrastran y por la hostilidad y falta de facilidades que uno encuentra, los no menos terribles choques, pugnas y exterminios que acontecen en algunos países de acogida debido a la droga, las mafias o el crimen, etc.

“¿Ahora es diferente porque el que dispara no eres tú?”

El catálogo de vesanias, trifulcas, enfrentamientos y brutalidades parece inagotable y se aborda con mayor o menor fortuna durante el devenir de la cinta, que pese al coraje de su planteamiento, adolece de un ritmo algo moroso y aplanado y de una dispersión temática excesiva, no sabiéndose muy bien qué se nos narra, ni qué pretende contar ni qué puerto se quiere alcanzar. El aguerrido paso marcial y jactancioso de su director y coguionista parece prescindir de proporcionar la información necesaria para acompañar con algo más que mera simpatía y buena voluntad el devenir trabajoso y torturado de sus protagonistas. Se produce un desamparo del espectador, como si diera igual su atención, interés o presencia, tan convencidos como están de la importancia de la obra que sus creadores se traen entre manos.

dheepan1

Por ello el balance final es ambiguo. Es admirable la exuberancia temática de la cinta, su audaz acometida narrativa, su bizarría al lanzar sonoras bofetadas de mala conciencia y denuncia al conformista y amodorrado público occidental. Pero peca por exceso, por su irrefrenable afán de erigirse en conciencia universal y oráculo infalible. Un poco de humildad y una mayor contención y control temático habrían redundado en su beneficio.|✭✭✭✭✭✭✭✭✭✭|


 

Título original Dheepan Año 2015 País Francia Director Jacques Audiard Guión Jacques Audiard, Thomas Bidegain, Noé Debré Reparto Vincent Rottiers, Marc Zinga, Jesuthasan Antonythasan, Franck Falise, Claudine Vinasithamby

Sobre nosotros Antonalva

La primer película que vi en el cine fue 101 Dálmatas (1961) en alguna de sus muchas reposiciones (Cruella De Vil me persiguió y obsesionó durante lustros). Muchos años más tarde desperté al gran cine deslumbrado por Psicosis y Vértigo de Alfred Hitchcock y mi devoción cinéfila se confirmó al degustar las virtudes de Douglas Sirk, David Lean, Yasujirô Ozu o Max Ophüls. Apasionado del cine oriental, de Hollywood y de las cinematografías periféricas, de gustos sibaritas y omnímodos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 − 4 =

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.