CORAZÓN SILENCIOSO


corazón2

CRECER ES TOMAR DECISIONES, RESPONSABILIZARSE Y DEJAR ATRÁS FALSAS TUTELAS. 

por Antonalva 

Hacía tiempo que el veterano director danés Bille August – el añorado realizador de Las mejores intenciones (1992) – no nos ofrecía una pieza de cámara tan potente, primorosa y redonda como este dramón familiar que gira sobre la peliaguda despedida de una madre enferma terminal que desea poner fin a su vida con la ayuda de su amantísimo esposo. No hay partida fácil cuando nos aferramos al pasado y no somos capaces de abrazar el presente o mirar al futuro sin remordimientos, congojas o sentimiento de culpa. Nos creemos con derecho a exigir que todo siga igual aunque todo haya cambiado en el ínterin, como si nuestra lejanía física o emocional nos diera derecho a volver sobre nuestros pasos y encontrar el paraíso indemne, invariable y congelado que abandonamos.

“Eres fuerte. Caes y te vuelves a levantar.”

Estéril pretensión de niño mimado que no acepta que las decisiones tienen sus consecuencias y uno debe asumir sus implicaciones para crecer. Pero es tan fácil seguir siendo el eterno niño demandante, esperado que los padres resuelvan todos los conflictos, aprietos y patinazos, desanuden los problemas, desatasquen las cañerías de nuestra estancada existencia y nos pongan de nuevo en pie y en la senda de la vida… Pero llega un momento en que hay que tomar las riendas y reconocer que ellos ya nos han dado todo lo que supieron y pudieron y ahora nos toca a nosotros ser generosos con ellos y acompañarles desde el respeto, el agradecimiento y el cariño en su crepuscular decaimiento inexorable que los asola y que nos deja tan indefensos, tan perdidos, tan huérfanos, tan impotentes.

El sabio y afilado engranaje de los microcosmos domésticos y atormentados del sueco Ingmar Bergman encuentran aquí unos conspicuos discípulos aventajados, tanto en el preciso y matizado guión del joven Christian Torpe como en la cuidadosa y delicada puesta en escena del ya mencionado Bille August. Es una perfecta labor de orfebrería, donde cada palabra tiene el peso justo, cada silencio ocupa su espacio, cada mirada recibe la atención e intención que merece y cada gesto nos ofrece un vademécum de emociones diáfanas, reconocibles y apabullantes que alguna vez nos han asaltado o trastornado o herido. No hay mayor escuela para el afecto y la desdicha que la propia familia y sus tornasolados espacios amorosos, insalubres o lastimeros.

corazón1

No es una cinta para paladares delicados – la muerte no es invitado grato – pero hay mucho buen cine en esta cinta. Déjense arrullar por este melancólico, conciso y agudo drama nórdico que se paladea en cada fotograma.|✭✭✭✭✭✭✭✭✭✭|

Título original Stille hjerte Año 2014 País Dinamarca Director Bille August Guión Christian Torpe Reparto Ghita Nørby, Morten Grunwald, Paprika Steen, Danica Curcic, Jens Albinus, Pilou Asbæk, Vigga Bro, Oskar Sælan Halskov

Sobre nosotros Antonalva

La primer película que vi en el cine fue 101 Dálmatas (1961) en alguna de sus muchas reposiciones (Cruella De Vil me persiguió y obsesionó durante lustros). Muchos años más tarde desperté al gran cine deslumbrado por Psicosis y Vértigo de Alfred Hitchcock y mi devoción cinéfila se confirmó al degustar las virtudes de Douglas Sirk, David Lean, Yasujirô Ozu o Max Ophüls. Apasionado del cine oriental, de Hollywood y de las cinematografías periféricas, de gustos sibaritas y omnímodos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × 2 =

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.