CORN ISLAND


corn2

LA VIOLENCIA Y LOS LÍMITES NATURALES Y HUMANOS COMO ESENCIA ATROZ DE LA VIDA 

por Antonalva

Ver propuestas de países atípicos o periféricos es siempre motivo de celebración para cualquier cinéfilo. Nos muestra no sólo realidades desconocidas, sino que nos permite comprobar que la esencia del ser humano, sus inquietudes, necesidades y desvelos suelen coincidir, con independencia de dónde le haya tocado en suerte a cada cual vivir, aunque en algunos casos haya un componente adicional de amargura y desolación debido a las inclemencias del tiempo y a los afanes políticos que abocan a la guerra en no pocos lugares, añadiendo peligros y fatalidades a la mera supervivencia.

“¿Habéis visto a alguien merodeando?”

Pero no siempre las buenas y loables intenciones engendran buenas películas, quedándose sólo en el terreno de lo interesante, encomiable y pintoresco, sin alcanzar ni la calidad ni la trascendencia que merecería por su paciente y trabajado planteamiento y meritoria intención humanista. Y estamos ante uno de esos casos. Se pueden desgranar muchas virtudes asiladas (la frugalidad de los diálogos, el reflejo de la naturaleza como fuente de vida y muerte, la sobriedad casi documental de sus imágenes, la ausencia de cualquier retórica, el retrato estremecedor de la supervivencia en situaciones extremas, la solidaridad innata de todas las personas de buena voluntad, el fluir de los días y las estaciones como cartografía de la complejidad recurrente de la existencia, etc.), pero todo ello no acaba de cuajar en una propuesta que vaya más allá de su esbozo. Reconocemos y alabamos su ejecución, pero nos quedamos fuera por su excesiva autocomplacencia y falta de empuje y garra.

Con un planteamiento muy parecido, hemos visto hace muy poco otra modesta y minimalista propuesta que sin embargo sí alcanza todo lo que se propone y ofrece un estremecedor retrato de la brutalidad (y humanidad) de la existencia y la fatalidad de la guerra: Mandarinas (podríamos titular la presente como “Maíz”). Ambas son buenos ejemplos de que el ser humano busca ante todo sobrevivir y convivir, pero se encuentra atrapado por los vaivenes inclementes de las pasiones políticas, geográficas y sociales.  Pero Mandarinas es una buena película mientras que ésta se queda a medio camino, apunta hacia lo más alto pero no llega a rematar la faena, no se sabe muy bien porqué – y es una pena. Aquí se bordea en demasiadas ocasiones el aburrimiento por un exceso de sobriedad y ausencia de tensión y brío.

corn1

Atrayente, a ratos fascinante, a ratos anodina, llena de virtudes puntuales pero sin embargo fallida. Reservada a los idólatras de la diferencia y lo minoritario. |✭✭✭✭✭✭✭✭✭✭|

Título original Simindis kundzuli Año 2014 País Georgia Director George Ovashvili Guión Roelof Jan Minneboo, George Ovashvili, Nugzar Shataidze Reparto Ilyas Salman, Mariam Buturishvili, Tamer Levent

Sobre nosotros Antonalva

La primer película que vi en el cine fue 101 Dálmatas (1961) en alguna de sus muchas reposiciones (Cruella De Vil me persiguió y obsesionó durante lustros). Muchos años más tarde desperté al gran cine deslumbrado por Psicosis y Vértigo de Alfred Hitchcock y mi devoción cinéfila se confirmó al degustar las virtudes de Douglas Sirk, David Lean, Yasujirô Ozu o Max Ophüls. Apasionado del cine oriental, de Hollywood y de las cinematografías periféricas, de gustos sibaritas y omnímodos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × dos =

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.