LOST RIVER

LOST1

CASAS BAJO EL AGUA, CASAS ENTRE LAS LLAMAS 

por Time Bandit

En el cine, como en todo, dominan las modas (remakes, reboots, películas de superhéroes, franquicias interminables … e infinitas combinaciones), y una de ellas es que actores de fama se coloquen en la silla de director. En los últimos años hemos podido ver una gran ola de estrellas que se han atrevido a dar el salto con mayor o menor fortuna: Angelina Jolie,  Joseph Gordon-Levitt, George Clooney, Ben Affleck, James Franco, Russel Crowe… y a esta nueva tendencia se ha sumado Ryan Gosling, uno de los actores más populares del panorama actual gracias a su trabajo en obras tan dispares como son El diario de Noa (Nick Cassavetes, 2004) y Drive (Nicolas Winding Refn). El resultado es Lost River, obra que fue abucheada en el festival de Cannes y que no augura que la carrera de Gosling vaya a seguir los pasos de grandes actores-directores como Charles Chaplin, Orson Welles, Clint Eastwood o Woody Allen; a no ser que haya aprendido muy bien la lección para futuros trabajos.

Voy a atrapar al monstruo, te lo prometo.

Cuento de hadas con caballeros valientes que se enfrentan sin dudarlo a peligrosos y malvados dragones guardianes de grandes tesoros,  con tal de salvar a su amada doncella en peligro. Maduras caperucitas rojas, que en lugar de llevar comida a su indefensa abuela, luchan por todos los medios por seguir proporcionando un techo a sus hijos; aunque deberán de tener cuidado con los falsos consejos del lobo feroz de turno. Historias de cuentos trasladados a la época actual de banqueros, desempleo y desahucios. Un punto de partida muy interesante, que aunque cuenta con un inicio prometedor, pronto se diluye como un azucarillo en un río de agitados delirios coloridos, que trata de presentarnos la historia desde un tono onírico que puede recordar a David Lynch, pero que hecha aguas por todos los lados. Una interesante historia desperdiciada con una narración epiléptica, que no parece saber bien a dónde ir, y que se pierde completamente en los últimos compases de la obra.

El desacierto continuo de la fórmula con la que se presenta esta obra, hace que la misma se aproxime peligrosamente al límite de la auto-parodia; sin cruzarla en ningún momento, lo que igual la hubiera convertido en una entretenida comedia (aunque fuera de forma involuntaria). A lo que no ayuda el villano interpretado por Matt Smith, que aunque tiene una presentación interesante, su personaje naufraga enseguida sin dejar nada destacable a la memoria, y sin resultar en ningún momento ser la amenaza que se supone que es. Pero destacaría la actuación del otro villano de la función, al que da vida Ben Mendelsohn; que ejecuta con mucha diferencia la mejor labor actoral de la película. Aunque la obra cuenta con algún elemento interesante, como la metáfora del negocio del sexo atrevas de espectáculos gore, pero el resultado no lleva a nada realmente satisfactorio.

LOST2

Definitivamente, o al menos esperemos eso por su bien, Lost River no será por lo que se recuerde a Ryan Gosling, y puede que siga los pasos del prestigioso escritor Stephen King, que tras su célebremente nefasto debut como director con La Rebelión de las máquinas no volvió a colocarse tras una cámara de cine. O puede que dentro de unos años Gosling consiga realizar una fructífera filmografía como director, y Lost River sea dentro de ésta lo mismo que la serie El joven Hércules en su carrera como actor. Sólo el tiempo lo dirá. Mientras tanto, simplemente nos queda este interesante pero fallido debut.|✭✭✭✭✭✭✭✭✭✭|

Título original Lost River Año 2014 País Estados Unidos Director Ryan Gosling Guión Ryan Gosling Reparto Christina Hendricks, Saoirse Ronan, Iain de Caestecker, Matt Smith, Eva Mendes, Ben Mendelsohn, Barbara Steele, Reda Kateb, Demi Kazanis, Carey Torrice, Torrey Wigfield, Garrett Thierry

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − catorce =

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.