CITIZENFOUR


CITI2

LOS PRINCIPIOS ÉTICOS NO DEBIERAN SER NUNCA UNA CONVENIENCIA POLÍTICA

por Antonalva

Pocas personas más interesantes que el joven norteamericano Edward Snowden, anónimo consultor de una empresa al servicio de la maquinaria de espionaje masivo e indiscriminado que los EEUU han ido construyendo, ampliando, sofisticando e implantando desde el fatídico 11 de septiembre. Siempre hay dos o más caras de un problema. Si queremos seguridad, algo nos habrá de costar, de lo que se trata es de conocer su coste, las implicaciones, el alcance y los pormenores y – al menos en una sociedad democrática – decidir si queremos o no vivir seguros y qué precio estamos dispuestos a asumir, pero lo que no vale es que tomen las decisiones por nosotros, nos oculten los detalles y mientan descaradamente, amparándose en la seguridad nacional o en supuestos altos intereses de Estado. La mentira es siempre mala compañera.

Estamos construyendo la mayor arma de opresión en la historia de la humanidad

Lo apasionante de este documental es que fue rodado durante el año 2013, cuando estalló todo el escándalo del entramado de espionaje que se estaba urdiendo desde los EEUU. Asistimos a la reconstrucción de unas semanas decisivas en el devenir cívico de la historia reciente, cuando un ciudadano insignificante da la señal de alarma y denuncia unas prácticas que no por sospechadas por todos, dejan de tener su gravedad y muestran que también en las democracias se pueden adoptar métodos totalitarios de control y vigilancia nada ortodoxos y en total contradicción con las principios constitucionales de la nación que los ha pergeñado. Abolir el secreto de las comunicaciones privadas, asumir que todos somos potenciales peligros es una aberración conceptual, ética y política. Un descarrilamiento de toda sensatez.

Viene muy bien que nos señalen, publiciten y recuerden el mal funcionamiento, las corruptelas, las perversiones, las incongruencias y las equivocaciones de los sistemas democráticos, porque sólo a través de la denuncia sistemática y la crítica rigurosa es posible enmendar los errores. En eso se diferencian de las dictaduras, donde la disidencia es imposible o suicida. Bienvenido sea que haya personas honestas que – sin buscar una ventaja económica o social – se atreven a exponer las malas prácticas de las naciones libres. Sólo así habrá posibilidad de mejora, rectificación y reparación.

CITI1

Dicho esto y por laureado que haya sido este documental, sorprende que con un material tan sugestivo, tan inmediato y tan pertinente, se haya elaborado una cinta que bordea el aburrimiento, por lo discursivo y la falta de tensión en el montaje de los acontecimientos y por dar por supuesto un contexto que dentro de unos años será preciso explicar o explicitar fuera del metraje. Agridulce balance para tan necesario proyecto. |✭✭✭✭✭✭✭✭✭✭|

Título original Citizenfour Año 2014 País Estados Unidos Director Laura Poitras 

Sobre nosotros Antonalva

La primer película que vi en el cine fue 101 Dálmatas (1961) en alguna de sus muchas reposiciones (Cruella De Vil me persiguió y obsesionó durante lustros). Muchos años más tarde desperté al gran cine deslumbrado por Psicosis y Vértigo de Alfred Hitchcock y mi devoción cinéfila se confirmó al degustar las virtudes de Douglas Sirk, David Lean, Yasujirô Ozu o Max Ophüls. Apasionado del cine oriental, de Hollywood y de las cinematografías periféricas, de gustos sibaritas y omnímodos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro + uno =

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.