OSCARS 2015

oscarganadores

Lo más esperado de la noche era saber quién ganaba el duelo entre dos contendientes que lo tenían casi todo hecho: ¿el aplaudido experimento de Linklater o la crítica a base de plano secuencia de Iñárritu? Finalmente el mexicano logró alzarse con cuatro Oscars (Película, Director, Fotografía y Guión Original) dejando a Boyhood con tan sólo un tanto, el cantado premio a su actriz secundaria, Patricia Arquette.

Más allá del resultado, en el que todas las nominadas probaron el pastel, la gala arrancó de una manera formidable. Una apertura que ponía la miel en los labios dónde su maestro de ceremonia – Neil Patrick Harris – brilló pero más aún lo hizo la escenografía. Precioso pistoletazo de salida para una gala que iba perdiendo fuelle. Tras conocer los primeros oscarizados, la espera hacia el combate final se hacía larga. No lo salvaron los distintos temas musicales que se sucedían cada cierto tiempo ni el fallido guión del presentador, carente de mala baba.

Si bien Birdman fue la clara vencedora de la noche al alzarse con los premios de mayor prestigio, El Gran Hotel Budapest, empató con otras cuatro estatuillas (Diseño de producción, Vestuario, Maquillaje y Banda Sonora) Por fin, el francés Alexander Desplat se veía en el escenario tras haber estado nominado en otras seis ocasiones, mientras que la potente Whiplash era recompensada con 3 Oscars (Montaje, Mezcla de Sonido y Actor Secundario)

El resto de estatuillas fueron repartidos equitativamente. El cuestionado último trabajo de Eastwood, El Francotirador, vio premiada su Edición de Sonido. El texto adaptado de The Imitation Game, la canción de Selma – Glory- y el Mejor Actor para Redmayne por su interpretación en La teoría del Todo también celebraron su triunfo.

Mucho se ha hablado de las deudas de la Academia. Este año parecen haber saldado no sólo la de Desplat sino que el Oscar a Julianne Moore por Siempre Alice responde a los cánones empleados. Actriz con varias nominaciones a la que ya le toca subir al escenario pese a no estar ante su mejor interpretación. Desde mi humilde punto de vista, la interpretación de la actriz en la citada película, está por encima de cualquier premio.

Un año más los Oscar han hablado. Ahora sólo queda esperar cual de ellas logra el verdadero premio: permanecer en la memoria y en el corazón de los espectadores.

Sobre nosotros Ulher

En el cine hacer llorar en más fácil que hacer reír, o eso dicen. Sin embargo, cuento con los dedos de una mano las veces que una película me ha hecho inundar el salón. Una tarea complicada la de llegar al corazón. Wenders lo hizo en un peep-show y desde entonces estoy recuperándome. Más tarde llegó Tornatore y casi muero en el naufragio. Con Daldry aún estoy desatando el nudo que me provocó mientras no dejo de maravillarme con la grandeza de los viajes de Kubrick.Amante del cine desde que tengo uso de razón. Crecí con las marujas deslenguadas de Almodóvar. Mi psicólogo de cabecera responde al nombre de Aronofski y los domingos cierro las noches con Wilder.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince − 13 =

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.