EL FRANCOTIRADOR

francotirador22

 


HAZ LA GUERRA Y NO EL AMOR 

por Pomovi

Existe el cine bélico –o antibélico-, que describe con más o menos distanciamiento el fragor de una batalla, y, por otro lado, un subgénero mucho menos imparcial, claramente partidista y adoctrinador, que es el cine propagandista. Es el que utilizaban con descaro los regímenes totalitaristas pero también es el que siguen empleando de manera más sibilina las pequeñas, medianas y grandes potencias para justificar sus intervenciones militares. Es muy fácil de identificar. En su planteamiento sólo existen dos bandos, el de los buenos frente a los malvados. Sin excepciones ni medias tintas.

Clint Eastwood se ha convertido paradójicamente en el vivo ejemplo de estas dos maneras diametralmente opuestas de representar la guerra en el cine. Hace nueve años, Banderas de nuestros padres y Cartas desde Iwo Jimaformaban un magnífico díptico en el que cada uno de los dos bandos de una batalla de la segunda contienda mundial tenía su propia voz. Un ejercicio admirable de empatía y a la vez de distanciamiento frente a un conflicto histórico. Esa objetividad se ha roto en mil pedazos en cuanto el director ha querido reflejar una guerra mucho más cercana, todavía abierta, como la que mantiene su país (y el nuestro) con IrakEl francotirador apunta directamente al mundo islámico y sin flaquear. Son el enemigo a batir.

Este cambio de rumbo tan radical en su ideología nos hace temer por la bipolaridad de Eastwood o, lo que es aún peor, que el que hasta ahora considerábamos como un director comprometido nos mantuviera engañados y en realidad nunca haya experimentado la sensibilidad que destilan algunas de sus obras. Porque nada que ver con Los puentes de Madison o Million Dollar baby tiene esta cinta desalmada y patriótica, ejecutada con la misma frialdad que el adoctrinamiento militar.

francotirador33

La historia real de Kris Kyle, el marine con el dudoso honor de haberse convertido en la máquina más letal de Estados Unidos, discurre entre los cuatro despliegues en Irak que lo convirtieron en La leyenda y su complicada conciliación de la vida militar con la familiar. Salvo la primera escena, en la que el protagonista apunta a sus dos primeros objetivos -una mujer y su hijo iraquíes-, las secuencias de acción funcionan de manera impecable pero sin mantener al espectador pegado a la butaca. Ni siquiera la rivalidad que mantiene con un francotirador enemigo se explota de la forma más impactante. Su otro eje fundamental, el drama, flaquea todavía más desde el momento en que los conflictos de pareja y la tortura psicológica se tratan de la manera más burda y elemental posibles.

¿Estaría El francotirador nominada al Oscar de no contar con la batuta de Clint Eastwood? Es evidente que no. Lo que resulta más sorprendente es que su hueco en las nominaciones desbancara a la que sin duda es la cinta bélica norteamericana del año, Corazones de acero. No sólo rehúye la propaganda y mantiene la tensión en todo momento sino que además cuenta con un protagonista, Brad Pitt, mucho más perfilado y oscarizable que Bradley Cooper. En todo caso, el patriotismo de las barras y las estrellas ha encontrado en la cinta de Eastwood, batiendo récords en la taquilla estadounidense, su nueva razón de ser. |✭✭✭✭✭✭✭✭✭✭|

francotirador34

CUANDO REGRESAR SE VUELVE IMPOSIBLE Y TE CIEGA UNA FICCIÓN PROTECTORA IRRACIONAL

por Antonalva

Los tuyos. Tu familia, tu clan, tu gente, tu pueblo, tu país, tu ficción de conveniencia. Conforme vas ensanchando el círculo la loable complicidad y empatía se vuelve una abstracción, una entelequia, una creencia, una superstición o una artimaña política. Pero cuando vives esa fábula como si fuera una realidad y te dejas embaucar por las construcciones ficticias de siglos de avalanchas emocionales ideadas para que los clanes dirigentes tengan carne de cañón barata, dócil, maleable y manipulable… entonces tienes un problema porque vivir en una idealización simplista y simplificadora es un irresoluble rompecabezas y te aboca a perder todo contacto con la realidad, borrando tus necesidades y adoptando las ajenas como propias. Doloroso y fratricida.

 “Te necesito aquí”

El problema con esta cinta es que hay espectadores que creen que es lo que no es o creen ver lo que no hay – tanto a favor como en contra. Ni es una apología, ni es una denuncia. Tan sólo es el retrato de un pobre hombre, cowboy zoquete y fracasado que vive un momento de revelación y exaltación uniéndose al ejército norteamericano y poniendo su letal capacidad cazadora al servicio de la guerra y de la protección de sus compañeros en acciones bélicas. Encontrar el sentido de la vida a veces es que te lo encuentren por ti o que te faciliten un atajo llenos de tópicos, consignas y fervor patriótico donde no hay sino una obtusa creencia en que con tu inmolación estás sirviendo a un propósito de mayor enjundia y trascendencia.

Vanidad de vanidades. Existimos mientras no nos alcance la némesis vengadora. Cuando no compartimos el nacionalismo ajeno (o el propio) y vemos el retrato de un enajenado patriotero que vive su verdad sin matices, ni filtros, ni dobleces, nos parece una apología o una simpleza, en vez de ver el retrato de nosotros mismos, pero con una escala de valores diferente, trastocada o inversa. Queremos que lo diferente sea denunciado y lo coincidente exaltado. Y si no, nos parece propaganda. Vaya simpleza, vaya ceguera, vaya gallinero de obtusos filósofos.

elfrancotirador45

Estamos ante el retrato de un tarugo de pocas luces que tiene la habilidad de dar en la diana de la sinrazón devastadora del momento presente. Aquelarre de ideologías aniquiladoras y profusión de sangre. Cuando no se condena lo zafio parece un panegírico, una exaltación, una hagiografía. Pero sólo es el reflejo de un pobre hombre que cree en lo que hace y para qué lo hace y cree encontrar un sentido a su vida descarriada. En esencia es una película bélica que deviene en un trágico final (lo mejor de la cinta), superchería donde la denuncia y la exaltación van de la mano porque son las dos caras de una misma moneda. Tu antagonista eres tú mismo pero con otras prioridades pero los mismos métodos.

Intensa, algo monocorde y repetitiva, demasiado larga para tan corto viaje. Confundirá y soliviantará a los necesitados de mensajes inequívocos y reductores. Pero muestra que desde la ideología nunca llegará la paz. Es un imposible.|✭✭✭✭✭✭✭✭✭✭|

Título original American Sniper Año 2014 País Estados Unidos Director Clint Eastwood Guión Jason Hall Reparto Bradley Cooper, Sienna Miller, Luke Grimes, Jake McDorman, Kyle Gallner, Keir O’Donnell, Eric Close, Sam Jaeger, Owain Yeoman, Brian Hallisay, Marnette Patterson, Cory Hardrict

Sobre nosotros @pomovi

Periodista con una seria adicción al cine y las series de TV

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte − diecisiete =

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.