BABADOOK

babadook2

EL COCO ANALÓGICO

por Carlos Ortega

Aunque bastante irregular, meritoria cinta de terror, sobre todo teniendo en cuenta el carácter novel de su directora y guionista. The Babadook vendría a ser una especie de aproximación australiana a nuestros Sacamantecas, Hombre del saco, Coco y similares.

La película evoluciona con cierta solvencia cuando se mueve en los predios del horror más estrictamente psicológico. Le hubiera convenido ceñirse a dicho subgénero en exclusiva, pues lamentablemente pierde buena parte de su brioso fuelle inicial metiéndose en jardines paranormales –como siempre, insuficientemente explicados, siquiera motivados, cuando no lisa y llanamente dejados a su albur.

Otro fallo, y no menor, es la resolución anticlimática de la trama. Y es que a un desenlace no del todo satisfactoriamente expuesto –moroso en exceso- siguen diez minutos de absoluta atonía, cuya función en la historia se me escapa.

Por otra parte, cabe romper una lanza, eso sí, en favor de la opción estética escogida a la hora de representar al monstruo. Su remisión a las encantadoras fantasmagorías de los pioneros Mélies y de Chomón, y su reconocida y muy reconocible deuda con el expresionismo alemán difícilmente asustarán a algún adulto, pero, qué duda cabe, resultan francamente entrañables.

babadook1

De agradecer también es la ausencia de sotanas, latinajos, médiums, cazafantasmas, y exorcismos de barraca de feria tan de uso en subproductos de similar pelaje y que tanto daño han hecho a la respetabilidad de este tipo de cine. Incluso el consabido niño repelente con un principio de autismo no lo es tanto. Bien.

Por último, el recurso a un pop-up book como vehículo transmisor de iniquidad a muchos les parecerá una hipsterada de todo punto innecesaria. A mí, en cambio, me gusta el aroma analógico que ello destila. Llamadme carca si queréis. |✭✭✭✭✭✭✭✭✭✭|

Título original The Babadook Año 2014 País Australia Director Jennifer Kent Guión Jennifer Kent Reparto Essie Davis, Noah Wiseman, Daniel Henshall, Hayley McElhinney, Barbara West, Ben Winspear, Tiffany Lyndall-Knight, Tim Purcell

Sobre nosotros Carlos Ortega

A mí me criaron entre películas. De hecho, la colección de mi padre debe de sobrepasar, de largo, los dos mil títulos. Por cierto que malas, muy pocas. Años más tarde, sabedora de estas sospechosas inclinaciones mías, una novia me regaló una preciosa libreta moleskine, tamaño cuartilla, de crítico cinematográfico que no tardé en ponerme a garabatear. Como tampoco tengo empacho en compartir mis opiniones, una cosa ha llevado a la otra. En cuanto a mis preferencias, me remitiré a Orson Welles cuando, preguntado por las suyas, hizo la siguiente enumeración: John Ford, John Ford y John Ford.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve + 16 =

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.