MAGICAL GIRL

girl3EL HIELO QUE QUEMA

¿Puede el deseo de una niña cambiar la vida de quienes la rodean y de los que no? Carlos Vermut responde de forma tajante a través de la alquimia en que ha convertido esta arrolladora idea. Una joya delicada, de esas tan difíciles de encontrar. De esas que parecen romperse en cualquier instante. De esas cuya belleza conduce al abismo del terror. Eso es Magical Girl, un continuo viaje hasta el precipicio. Pareciera que disfruta guiando al espectador hasta estrellarse contra un muro y sin embargo sabe perfectamente en que punto dar volantazo. Su aparente fragilidad la convierte en su mayor virtud y su atrevimiento en una pieza kamikaze directa al estómago. Golpea pero el efecto no es inmediato. Hace daño, y mucho, y de ello se enriquece. Digno paradigma de un nuevo cine más allá de nacionalidades. Porque en Magical Girl se respira constantemente el aroma a clásico desembalado. Fascinante y experimentado. Sorprende, por tanto, que quien mueve los hilos apenas sea un recién llegado.

Estamos ante un trabajo de orfebre. Milimétricamente cuidado, mimado al detalle con la clara intención de romper en el público la fibra que separa el raciocinio de la intuición. Vermut orquesta los silencios como pocos obligando al espectador a completar el guión, a colocar la pieza que falta en las continuas elipsis objetivas marca de la casa. Un esfuerzo  digno de una recompensa de escándalo porque su cine, ante todo, requiere predisposición. La entrega se hace necesaria para alcanzar la total satisfacción que Magical Girl otorga. Es una de las experiencias más estimulantes que el cine patrio ha brindado en mucho tiempo por lo que asomarse a la cornisa de esta historia y no temblar es digno de tratamiento.

– ¿Me lo das?
– No
– ¿Por qué?
– Porque no lo tengo

Adentrarse en este entresijo de relaciones perversas, fraternales, malsanas es sobrepasar la tela de araña que ha tejido un cineasta con una personalidad marcada, la esencia que tanto cuesta ubicar por estos lares. La narración de Vermut, sumamente elegante, pausada, colmada de símbolos y metáforas, desafía los cánones establecidos brindando un exhaustivo ensayo de la venganza. Hay mucho del refinamiento de Chan-wook, de la toxicidad de Lanthimos y del nervio de Tarantino. También del Almodóvar de extrarradio y del hypnostismo de Lynch y aún así el mazazo de estilo que se marca el director deja huella. Un impacto en forma y también en fondo puesto que este oscuro relato no encuentra salida una vez instaurado en el consciente.

Magical Girl atrapa desde el prólogo para no aflojar la soga hasta un brillante broche final y aún después no libera al espectador de la carga emocional a la que le ha expuesto. Su sosegado ritmo puede incomodar pero no es más que un elemento que conforma la expresión de un cineasta con interesantes reflexiones y decisiones. Valor es lo que le sobra a un Vermut que con una maestría de veterano gestiona sus escasos y potentes recursos de una forma soberbia. Si bien se percibe una mejora en la producción respecto a la experimental Diamond Flash, los medios se saben humildes y no por ello deslucen el resultado, al contrario, se convierten en sello. Ahí reside la magia de Vermut. Saber combinar los elementos ordinarios y encerrarlos en un enigma.

girl2

Lo que no es frecuente es la sabia elección de un reparto en estado de gracia cuyas interpretaciones no dejan de complementarse entre sí. Hacía tiempo que una recién llegada no pisaba con tanta fuerza (Lucía Pollán), mientras que la voz de la experiencia (incombustible José Sacristán), no sonaba con semejante brío. Magical Girl debe suponer la consagración de dos actores (Bárbara Lennie y Luis Bermejo) acostumbrados a secundar y que brillan con luz propia en dos turbias interpretaciones. Ella, el hielo y él, el fuego. Fríos pero queman.

Si con su ópera prima Vermut puso sobre la mesa un carisma, ahora lleva su talento a la máxima potencia. Aúna ingenio y pasión y sabe proyectarlo. El cine ha ganado. Y nosotros también.|✭✭✭✭✭✭✭✭✭✭|

Por @ulher

Título original Magical Girl Año 2014 País España Director Carlos Vermut Guión Carlos Vermut Reparto Luis Bermejo, José Sacristán, Bárbara Lennie, Lucía Pollán, Israel Elejalde, Alberto Chaves, Teresa Soria Ruano, Miquel Insúa, Elisabet Gelabert 

Sobre nosotros Ulher

En el cine hacer llorar en más fácil que hacer reír, o eso dicen. Sin embargo, cuento con los dedos de una mano las veces que una película me ha hecho inundar el salón. Una tarea complicada la de llegar al corazón. Wenders lo hizo en un peep-show y desde entonces estoy recuperándome. Más tarde llegó Tornatore y casi muero en el naufragio. Con Daldry aún estoy desatando el nudo que me provocó mientras no dejo de maravillarme con la grandeza de los viajes de Kubrick.Amante del cine desde que tengo uso de razón. Crecí con las marujas deslenguadas de Almodóvar. Mi psicólogo de cabecera responde al nombre de Aronofski y los domingos cierro las noches con Wilder.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − cinco =

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.