BETIBÚ / Thriller clásico de suspense y desasosiego

“La organización nos acecha”

Por Antonalva

Un asesinato – o acaso una serie de asesinatos – desencadena una indagación periodística para aprovechar la muerte de un personaje relevante en circunstancias turbias y nada halagüeñas, lleno de recovecos, incertidumbre y pocas pistas claras. Un exclusivo club campestre para las clases adineradas es el escenario que procede escrutar para ver si hay algún rastro que no sólo alimente la noticia sensacionalista del óbito, sino que proporcione información que faculte redactar una serie de artículos entre el morbo y el sensacionalismo que impulse la venta del diario.

BETIBU2

Una escritora de novelas policiacas – que ha dejado esa actividad no se sabe muy bien porqué – es la encargada de investigar para pergeñar una columna diaria que permita mantener a los lectores en vilo e interesados en el deceso de un prócer de la patria. Lo mejor de la cinta es el clima enrarecido y de peligro inminente que crea con unos someros medios clásicos que parecen olvidados en el cine actual: tensión a cada nuevo paso, la amenaza de un tropiezo fatal, la noche que presagia vulnerabilidad y alevosía, los cabos sueltos que parecen sugerir algo pero no se sabe qué, los intereses creados que nos hacen movernos en terrenos cenagosos llenos de acechanzas y sinsabores, el poder del dinero como espada de Damocles presta a segar vidas y mermar haciendas.

La trama se desenvuelve con pericia y a ritmo certero. No hay rocambolescas sorpresas arbitrarias y el desenlace es coherente, desolador y atroz. Los actores cumplen su cometido con precisión y perspicacia y todo queda fatal e inapelablemente resuelto al final. Quizás se eche en falta algo más de mordiente o alguna escena memorable que quite el aliento y te deje perplejo y trastornado, todo es demasiado correcto y medido, algo televisivo y plano, pero siempre con innegable fluidez y apta firmeza narrativa. Hay algún contrapunto de humor, cierto coqueteo evanescente y la huella de males por venir que nos pueden descerrajar.

En resumen, una película lograda, interesante, intensa, eficaz y lograda que si bien podría haber dado algo más de sí, tal y como está permite pasar un buen rato lleno de ardides, tretas, añagazas y desazón. Sin alardes ni impactos fantasiosos, pero con una resolución devastadora y amarga que deja un buen sabor de boca lleno de aspereza y desolación.

BETIBU

Lo mejor: la fragancia de un cine casi en desuso, discreto pero lleno de sugerencias

Lo peor: algo de más nervio y riesgo a la hora de plantear la puesta en escena

✭✭✭✭✭✭✭✭✭✭

 

Título original Betibú Año 2014 País Argentina Director Miguel Cohan Guión Ana Cohan, Miguel Cohan Reparto Mercedes Morán, Alberto Ammann, Daniel Fanego, José Coronado, Carola Reyna,Lito Cruz, Marina Bellati

Sobre nosotros Antonalva

La primer película que vi en el cine fue 101 Dálmatas (1961) en alguna de sus muchas reposiciones (Cruella De Vil me persiguió y obsesionó durante lustros). Muchos años más tarde desperté al gran cine deslumbrado por Psicosis y Vértigo de Alfred Hitchcock y mi devoción cinéfila se confirmó al degustar las virtudes de Douglas Sirk, David Lean, Yasujirô Ozu o Max Ophüls. Apasionado del cine oriental, de Hollywood y de las cinematografías periféricas, de gustos sibaritas y omnímodos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 + dieciocho =

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.