EL SUEÑO DE ELLIS / Soñar con el cine americano

“Si lamieras mi corazón, sólo encontrarías veneno. Piensas que hay bondad dentro de en todo el mundo cuando en realidad no hay nada”

James Gray llegó al Olimpo de los directores actuales gracias a la maravillosa Two lovers (2008), la película con la que Joaquin Phoenix llegó a lo más alto de su carrera para la cinta que pasó sin pena ni gloria por nuestras pantallas. Aquí Gray consiguió convertir lo mínimo en algo intenso, construyendo una película que llegaba muy adentro con muy pocos recursos estructurales, a través de los desbarajustes emocionales de un triángulo amoroso en un patio de Brooklyn. Una película sencilla pero abrumadora, capaz de descolocar al espectador tan anestesiado por comedias y melodramas románticos que han colmado la cartelera durante décadas.

ELLIS1

La película con la que el director volvió a Cannes durante la edición pasada, El sueño de Ellis —otra de las traducciones locas que nadie se explica—, quiere rescatar el género de su predecesora pero en un tiempo y en un tono mucho más grandilocuente: los años veinte en Nueva York, con Europa de fondo azotada por la Gran Guerra que obliga a grandes multitudes a cruzar el Atlántico en las peores condiciones posibles. El sueño americano pronto encuentra miles de trabas, a las que tiene que hacer frente Ewa, una joven polaca interpretada por Marion Cotillard para quien los acontecimientos suceden demasiado rápido como para poderles hacer frente con aplomo.

El sueño de Ellis comienza a lo grande, generando una angustia en el espectador que le lleva a un estado hipnótico, la magia de los sentimientos en la que Gray se desenvuelve tan bien. Pero una vez que las relaciones entre los personajes están ya trazadas, la película naufraga entre tópicos del género, incapaz de remontar el vuelo a pesar de su increíble elenco. Tres actores apoteósicos en sus papeles, con Marion Cotillard hablando polaco como si llevará toda la vida haciéndolo y hermosa hasta la desesperación, haciendo frente a Joaquin Phoenix en su salsa y Jeremy Renner en el mismo claroscuro que los otros dos protagonistas.

ELLIS3

No cabe duda que El sueño de Ellis recrea y actualiza los años veinte con mayor precisión que muchas de las películas que hemos visto —o sufrido— en los últimos tiempos. Sin embargo, no respiramos gran cosa de la atmósfera de estos años de sus lujos, contrastes y alcoholes clandestinos más allá de la sobria fotografía, con los tonos terrosos en los que imaginamos la ley seca. Aunque la película mantiene la intimidad del cine de Gray y perfila sus tipos a la perfección,  no logra convertirse en un drama moderno con todas las de la ley, abandonando el potencial de ahondar las esperanzas que brinda el sueño americano durante esos felices años veinte. Una película que aborda de nuevo la construcción de Estados Unidos a partir de muchos sufrimiento extranjeros, esta vez desde los ojos de una mujer luchando sobrevivir, aunque para ello tenga que abandonar sus creencias para continuar su camino.

Lo mejor: una propuesta contenida y equilibrada, el mejor elenco posible y el placer de disfrutar de la calma que caracteriza el cine de Gray.

Lo peor: una propuesta que no consigue materializarse por una progresiva falta de credibilidad y excesivos esfuerzos por la emoción fácil.

✭✭✭✭✭✭✭✭✭✭

Por Pilar Torres

Título original The Immigrant Año 2013 País Estados Unidos Director James Gray Guión James Gray, Ric Menello Reparto Marion Cotillard, Joaquin Phoenix, Jeremy Renner, Angela Sarafyan, Antoni Corone, Dylan Hartigan, Dagmara Dominczyk

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis − cinco =

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.