UNA NOCHE EN EL VIEJO MÉXICO / Anochecer en México

No me asusta ningún chuloputas que lleve gafas de sol por la noche


mexico2

Tres años después de Pájaros de Papel, uno de los mejores dramas que se han rodado sobre los primeros años que siguieron a la Guerra Civil, Emilio Aragón nos trae su segunda película. Se trata de una road movie con sabor a Western crepuscular, con varios puntos en conexión con su ópera prima: la nostalgia, la pérdida personal y material, el exilio… y algún que otro momento musical insertado en mitad de la trama. Si en el debut, dentro del reparto destacaban por encima del resto Imanol Arias y Lluís Homar, aquí es Robert Duvall quien sobresale ante al resto del reparto sin ningún esfuerzo. Sin lugar a dudas, su participación es uno de los alicientes de mayor peso para acercarse a la película. Bastante significativo fue el interés del oscarizado actor por participar en el proyecto, tanto es así que el hijo del legendario Miliki aceptó dirigir la película; sin Duvall esta obra jamás hubiera sido lo mismo.

La fotografía a cargo de David Omedes es uno de los puntos fuertes de la obra, reflejando en todo momento y con gran acierto el tono crepuscular y melancólico de la obra. En cambio, el guión firmado por William D. Wittliff se antoja excesivamente convencional, en muchos momentos predecible y muy irregular. En diferentes partes de la obra se aprecian ciertos ecos de obras como Sin Perdón de Clint Eastwood, la primera parte de Abierto hasta el Amanecer de Robert Rodríguez o No es país para viejos de los Hermanos Coen, saliendo mal parada en todas las comparaciones. Pero, afortunadamente, la buena mano de Emilio Aragón en la dirección, la cuidada fotografía, y especialmente, la actuación protagonista, hace que se perdonen la mayoría de las deficiencias del guión.

La obra gira en torno a la frontera que separa México y Estados Unidos. El cine nos ha mostrado que quienes la cruzan en dirección sur lo hacen para huir de la justicia; en cambio nuestro protagonista, un viejo cowboy, lo hace huyendo del deprimente destino que se niega a aceptar. Va a México, país de gran importancia en su juventud, junto al nieto que acaba de conocer. Por el camino se encontrarán a una joven cantante mexicana, frustrada porque a los turistas “gringos” les interesan más sus curvas que su voz. Todo se complicará cuando nuestros protagonistas se ven involucrados en una trama criminal torpemente escrita. Lo más destacable es la motivación del personaje de Robert Duvall por quedarse con el dinero y así conseguir huir de vivir sus últimos años en la miseria.

mexico1

Durante todo el metraje no es complicado empatizar con el personaje principal, lo que ayuda a terminar su visionado con la mejor de las impresiones. Una noche en el viejo México es una película con fallos pero también cosecha una lista de aciertos, logrando que sea una trabajo ameno de seguir. El carisma de su protagonista hace que nos olvidemos de su predecible guión y permanezcamos atentos a los sucesos que le rodean.

Lo mejor: Robert Duvall y las conversaciones con su nieto ficticio.

Lo peor: la irregularidad de un guión predecible.

✭✭✭✭✭✭✭✭✭✭

Crítica de Time Bandit

Título original: A Night in Old Mexico País: Estados Unidos Director: Emilio Aragón Guión: William D. Wittliff Reparto: Robert Duvall, Jeremy Irvine, Angie Cepeda, Luis Tosar, Joaquín Cosio, Michael Ray Escamilla, Jim Parrack

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × dos =

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.