SNOWPIERCER / Alucinación futurista y vana sobre el enfriamiento global, la lucha de clases y el mesianismo

“¿Calentamiento global? ¿Frío glacial? Tanto monta, monta tanto”

Las imágenes de este sofisticado y costoso artilugio – elaborada pieza de relojería de trepidante engranaje y ostensible vacuidad – son arrolladoras y están llenas de ritmo, inventiva y frenesí. Pero uno se pregunta si tanto ruido, tanto fuego de artificio, tanta resaca de explosiones, bacanales, crueldad y mutilación, tanto sermoneo sobre el apocalipsis y la soledad del genio o del líder, tanto ensueño, fabulación y utopía no están desaprovechados, ya que no sirven a ningún fin que no sea el mero espectáculo visual y el simple entretenimiento banal. Como si un niño malcriado jugase al más difícil todavía como fatuo disparate oneroso y prohibitivo.

snow2

Quizás no tanto durante su proyección – ya que la fuerza taladrante del refinado mecanismo visual y narrativo no deja tiempo para nada que no sea el puro disfrute intrascendente – pero al final uno se queda como huérfano de hondura, de poso, de calado y se vislumbren demasiado las esforzadas costuras del caro torbellino, donde la acumulación de episodios no redunda en su beneficio, sino en puro empacho recalcitrante. Hay demasiada mezcla de retales que si bien no desentonan ni entorpecen, acaban dejando la sensación de que asistimos a un monstruito de Frankenstein devaluado, donde lo mecánico del detalle necio prima sobre el alma y sentido del conjunto, las partes no acaban sumando sino que sólo se van amontonando como en un desván de reliquias trilladas y tópicos manidos.

El tufillo a homilía apocalíptica y rancia, a regañina de moralista trasnochado, vetusto y vulgar hacinamiento de lugares comunes sobre explotadores y explotados, sus pérfidas alianzas y fingidas enemistades, sus reyertas entre cabecillas y los cataclismos de matadero de las masas de cándidos borregos, el alucinado escapismo de las exiguas clases adineradas o dirigentes que ignoran al resto de la humanidad y defecan sobre el humilde y los necesitados… nada que no hayamos visto antes, nada que sea novedoso ni original, nada que deje la sensación de asistir a nada memorable.

A un nivel básico se puede disfrutar porque la dirección de Bong Joon-ho es portentosa y las imágenes están muy elaboradas y acumulan inventiva y poderío a raudales. Pero al final no satisface porque tanto relumbrón y adorno oneroso de suciedad y carencia se antoja oropel de bisutería que trata de camuflar la vacuidad de un discurso intrascendente y sobado que se diluye y anula nada más concluida la proyección. Demasiado ruido para tan poca nuez.

snowpierce

Lo mejor: un vigor visual innegable y portentoso

Lo peor: la vacuidad de un discurso manoseado y caduco

✭✭✭✭✭✭✭✭✭✭

Crítica de Antonalva

Título original: Snow Piercer País: Corea del Sur Director: Bong Joon- ho Guión: Bong Joon- ho, Kelly Masterson Reparto: Chris Evans, Song Kang-ho, Jamie Bell, Tilda Swinton, Ed Harris, John Hurt, Octavia Spencer.

Sobre nosotros Antonalva

La primer película que vi en el cine fue 101 Dálmatas (1961) en alguna de sus muchas reposiciones (Cruella De Vil me persiguió y obsesionó durante lustros). Muchos años más tarde desperté al gran cine deslumbrado por Psicosis y Vértigo de Alfred Hitchcock y mi devoción cinéfila se confirmó al degustar las virtudes de Douglas Sirk, David Lean, Yasujirô Ozu o Max Ophüls. Apasionado del cine oriental, de Hollywood y de las cinematografías periféricas, de gustos sibaritas y omnímodos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres + 17 =

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.