GODZILLA / La salvación de Godzilla para los fans

De nuevo, aquí me hallo realizando una crítica a un filme que tras haberlo esperado durante más de dos años, ahora lo he visto hace apenas hora. No es fácil reponer tantos datos, compararlos con las expectativas previas, pero creo que es necesario que la realice mientras aún está abrasando mi pasión friki. Sí, porque desde luego una cosa está clara en esta película: esto es un producto hecho por y para frikis. En este caso, los “G-Fans”, nombre cuyo significado creo más que obvio. Godzilla es un personaje originario de la imaginación de un grupo de cineastas japoneses dando como resultado una brutal metáfora del terror de la guerra nuclear. Japón sufrió las consecuencias de la guerra con los ataques nucleares en Hiroshima y Nagasaki. Por ello, teniendo a Godzilla como una especie de dios de la amenaza nuclear, lo respetan como tal: un monstruo que no ha de ser molestado por la arrogancia de la humanidad. Toda esta ola de fama poco a poco fue expandiéndose internacionalmente y no sería tarde cuando desde 1954 la productora impulsara una duradera colección de filmes kaiju que muchos han guardado bajo llave en su corazón “nerd”. Tras 10 años de espera y en su 60 aniversario, el lagarto gigante emerge de nuevo de la mano de un humilde, uno de los nuestros: Gareth Edwards. Que se aparten todas las dudas respecto a la idea de un nuevo filme americano. Las memorias del `98 han sido borradas.

godzilla1

Gareth demostró ser un director independiente con abundante talento con su primera obra, Monsters (2010). Ahí dejó entrever su particular fijación en el desarrollo de las relaciones humanas por encima de las escenas de acción más ruidosas con bestias por el medio. Le importan más cosas como la creación de una atmósfera, una creciente subida de tensión durante el metraje. Muy acertadamente él mismo mencionó estar inspirado por Steven Spielberg en lo que a estilo narrativo se refiere. Con ello, podemos tener claro que aquí no nos vamos a encontrar con una monster movie ruidosa propia de los tiempos actuales, sino a una obra con la mente puesta unas décadas atrás y la técnica más avanzada del presente. Recordad películas como Jurassic Park (1993) o Jaws (1975). ¡Hasta el apellido de la familia protagonista coincide con el da la de Jaws, Brody! Los homenajes son constantes en esta película, pero no están metido con calzador ni condicionan el devenir de los hechos. La historia avanza con seguridad creando una tensión ambiental propia de una película de terror. Haciéndonos mostrar nuestra inseguridad y pequeñez respecto a la madre naturaleza. Distinguí una clara inspiración recogida de Alien (1979). Perdonad mi constante empeño en identificar reseñas, homenajes, inspiraciones… pero es aquí nos hallamos con un director que abraza el género de los fans: la ciencia-ficción. Ha aprovechado la oportunidad aprendiendo de sus maestros y seguir con un legado que ha permanecido adormecido una breve época pero que si resurge con éxito nos traerá muchas más alegrías para seguir. Para nosotros. Edwards es uno de los nuestros, y él y su entero equipo diseñan la película acorde con este ideal: hay que crear cosas que deje alucinados a la audiencia que realmente está dando soporte a nuestro proyecto.

Este aspecto se da a conocer en prácticamente todos los aspectos. Aunque quizá es discutible si la calidad del guión es la que todos esperábamos, hay que destacar la valiente intención de mantener el metraje entero alejado del humor estúpido del que adolecen muchas producciones actuales. El ambiente es serio y se palpa tenebrosidad. Los actores ofrecen interpretaciones más que correctas en su mayoría, destacando quizá a Cranston y Binoche (partícipes de una escena demoledora emocionalmente). Mención también para un Watanabe que aporta el lado “friki” más clásico, con su obsesión por el monstruo, sus frases épicas o sus miradas absortas por la sorpresa y el miedo. Para terminar, demuestro una vez más mi respeto a Elizabeth Olsen, cuya interpretación nobel en Martha Marcy May Marlene (2011) nos dio a entender que estábamos ante una actriz real que emociona con sus papeles. Aquí se mantiene esta impresión. Un premio a la banda sonora a cargo de Alexandre Desplat, cuya partitura escuché con más despecho antes de visionar la película, pero que tras sentirla en una sala de cine me ha dejado encandilado. Ofrece un buen soporte para otorgar un aspecto clásico y épico en el género de monstruos a base de percusión, coros y viento, todo con sonidos graves o chirriantes.

godzilla2Ahora, lo último, definitivo y más importante: Godzilla, el monstruo. La verdad es que aún siendo cierto que aparece poco si uno espera una aplastante película de acción, también es correcto que cuando aparece la carne de gallina no puede ser superior. Edwards, junto con los MUTOs (los seres con los que presuntamente se enfrentará nuestro lagarto protagonista), le da un aspecto a Godzilla con la intención de que resulte aterrador e idolatrado al mismo tiempo, como un dios de la naturaleza al que hay que respetar. Las escenas de batalla son increíbles y usan genialmente el sentido de la sorpresa y la épica. Otra mención tanto para la dirección, la fotografía y los efectos especiales. ¡Qué gusto da contemplar a semejantes criaturas colosales en acción emocionante! Así se le menciona, es un ser antiguo que simboliza el poder monumental de la naturaleza y cuan peligroso es actuar en contra de sus leyes. La película termina resultando una humanista obra que usa al lagarto gigante como un reflejo muy adecuado de lo que nos está por venir en este mundo si no se muestran inminentes síntomas de cambio. Nuestro fin podría ser muy cercano, y desgraciadamente es muy poco probable que un “dios” aparezca para salvarnos.

Algo que sí ha hecho con este filme. Gracias, Edwards. ¡Ya estamos esperando secuelas!

Lo mejor: la dirección, las interpretaciones y el modo en que el filme crea tensión hasta hacerla estallar con unas criaturas excelentemente diseñadas. A destacar también una portentosa banda sonora.

Lo peor: una queja común entre los espectadores que no comparto del todo pero espero verla recompensada en secuelas: ¡Godzilla merece ser más visto!

✭✭✭✭✭✭✭✭✭✭

Crítica de Keidan 

Título original: Godzilla País: Estados Unidos Director: Gareth Edwards Guión: Max Borenstein, Dave Callaham, Frank Darabon Reparto: Aaron Johnson, Ken Watanabe, Elizabeh Olsen, Juliette Binoche, Bryan Cranston, Sally Hawkins, David Strathairn, CJ Adams.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Diez − 2 =

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.