Páginas en 35 mm. THE LEFTOVERS, Tom Perrotta

the-leftovers-by-tom-perrotta

¿Qué pasaría si la persona con la que estás manteniendo una conversación se evaporara sin dejar rastro? Bajo esta premisa parte The Leftovers, la interesante novela de Tom Perrotta que vera la luz esta temporada en televisión de la mano de la HBO. Un texto más religioso que apocalíptico aunque a priori su temática nos aproxima a la ciencia ficción más reconocible.

En la pequeña ciudad de Mapleton, sus habitantes aún no se explican lo que pudo ocurrir un fatídico 14 de Octubre de hace tres años, cuando una parte de la sociedad se esfumó en el aire. El día de La Ascensión. Entre ellos se encontraban sus familiares, amigos y famosos. Desde ese instante la sociedad se ha fragmentado en diversos grupos. Laurie, la matriarca de una familia acomodada, ha abandonado su hogar uniéndose a los Culpables Remanentes quienes esperan la llegada de una nueva ascensión. Mientras ese día se aproxima guardan voto de silencio y se dedican a espiar e intentar atraer al resto de vecinos. Su hijo, Tom,  ha renunciado a la universidad emprendiendo un viaje por el país siguiendo los pasos de una peligrosa secta mientras que la adolescente Jill ve peligrar sus estudios y se pasa noche y noche de fiesta con Aimee, su mejor amiga. La joven es la única que permanece al lado de su padre. Kevin, el alcalde de Mapleton ve como la grieta entre los grupos cada día es mayor. Sin embargo, Perrotta, no infunda al protagonista el traje del héroe. Trata a sus personajes desde el prisma de la comprensión. – ¿Cómo actuarías tú en ese caso? – En la novela no se dibujan caricaturas. Cada damnificado ejerce un rol sin llegar al maniqueísmo. Muchos abrigan sus esperanzas en la fe siguiendo distintos caminos mientras que otros viven tratando de que la herida cicatrice, afrontando la realidad.

“Creo que cerré los ojos y dejé la mente en blanco durante unos momentos. Debió de ser entonces cuando ocurrió. Recuerdo que advertí que el lloriqueo se había terminado y que la casa estaba de repente en silencio.” 

Tom Perrotta disecciona, como viene siendo costumbre en su obra (Juegos Secretos, Lecciones de abstinencia), los barrios de fachadas blancas y paredes marrones. Residencias que albergan las miserias y los prejuicios de una América podrida. Sin embargo, en The Leftovers no afila como antaño sus cuchillos sino que otorga mayor protagonismo a las diversas formas de afrontar la pérdida. En sus más de 400 páginas, Perrotta reflexiona sobre el existencialismo. No sólo cuestiona el poder de la religión como el salvavidas al que agarrarse, también ve en esa misma religión una vertiente sociológica. Ahí es dónde la pluma del autor brilla con mayor resplandor. Con todo, el lector puede echar en falta cierto clímax necesario para no apartar la vista de sus páginas. Tal vez la intención de Perrotta no sea esa sino conducir a su público a un análisis interior del “¿qué harías tú si …?”

leftovers2

La novela explora pausadamente, a través de sus personajes, en el interior del lector, buscando el camino del saneamiento. Para ello se apoya básicamente en las relaciones familiares y cómo estas varían según los agravios a las que están expuestas. En este aspecto el análisis se antoja pormenorizando restando intensidad a una lectura más apocalíptica. Algo que precisamente puede convertirse en el mayor reclamo de la versión televisiva.

Damon Lindelof, guionista laureado y vilipendiado a partes iguales por ser uno de los artífices del fenómeno Lost, colabora con el mismo Perrotta en el encargo de la HBO para trasladar a la pequeña pantalla la historia de estos “restos” en una docena de capítulos que pretenden ver la luz el próximo verano. Ya se han publicado los primeros detalles de la adaptación con nombres como el de Justin Theroux (A dos metros bajo tierra)Amy Brenneman (Sin cita previa) y Liv Taylor (El señor de los anillos). 

leftovers1

La HBO es sinónimo de calidad. Tras el éxito cosechado recientemente con True Detective no es difícil esperar que The Leftovers pise fuerte en la temporada estival. Ingredientes de calidad tiene de sobra. Ahora sólo falta comprobar cómo son cocinados.

Sobre nosotros Ulher

En el cine hacer llorar en más fácil que hacer reír, o eso dicen. Sin embargo, cuento con los dedos de una mano las veces que una película me ha hecho inundar el salón. Una tarea complicada la de llegar al corazón. Wenders lo hizo en un peep-show y desde entonces estoy recuperándome. Más tarde llegó Tornatore y casi muero en el naufragio. Con Daldry aún estoy desatando el nudo que me provocó mientras no dejo de maravillarme con la grandeza de los viajes de Kubrick.Amante del cine desde que tengo uso de razón. Crecí con las marujas deslenguadas de Almodóvar. Mi psicólogo de cabecera responde al nombre de Aronofski y los domingos cierro las noches con Wilder.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 2 =

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.