The Killing. S3 / ¿Volverán a repicar los timbales?

The Killing se ha convertido por derecho propio en una superviviente. Ha luchado contra una audiencia injusta y rencorosa que no perdona ni olvida el bofetón de aquel final parco en respuestas en la lejana primera temporada.  Una reacción que viaja en sentido contrario a la calidad de esta serie. Sin embargo cuando fue sentenciada de muerte, la plataforma NetFlix se convirtió en defensa apelando por una tercera temporada y forzando a la AMC ha apostar por la continuidad de la serie.

Fácil no lo tenía. The Killing se fue con todos los honores. Un final desconcertante que cumplió sobradamente con las necesidades de sus fieles. Tanto que la noticia de su resurrección ponía en punto de mira a la serie. ¿Estaríamos ante un refrito innecesario que obedecía sólo a intereses económicos? Tras un contundente primer capítulo enseguida las dudas se despejaron. La producción regresaba al mismo nivel con el que despidió una segunda temporada de vértigo.

THEKILLING B

Linden retirada del mundo policial, disfrazando su huída en un romance de manual. Holder, por su lado, parece haber estabilizado su vida personal o al menos eso deja ver su nueva indumentaria. La sudadera ha dado la bienvenida al traje. Ambos han perdido contacto desde el caso Rosie Larsen pero ni hasta el más despistado espectador  se regodearía al vaticinar que ese distanciamiento será puntual. Holder acude a su ex-compañera para tratar de averiguar si la investigación que actualmente le ocupa tiene relación con Ray Seward (soberbio Peter Sarsgaard), un preso condenado a pena de muerte culpado de asesinar a su mujer y sobre el que Linden tiene mucho que ver ya que ella fue la encargada de meterlo entre rejas.

La temporada arranca con el atractivo de un nuevo caso. Un asesino que degolla a jóvenes prostitutas en Seattle. Un presidiario en la recta final de su vida y muchas pistas para relacionar ambos crímenes. A lo largo de sus doce capítulos Veena Sud vuelve al redil. Como ya hiciera en sus anteriores entregas, las migajas que va dejando por el camino no siempre  conducen al destino que queremos porque nunca deja de recrearse con un espectador adicto al juego. Aquí radica el mayor encanto de la serie. Nos dejamos seducir por sus falsos indicios. Entramos en la maraña que supone una investigación y salvo en contados instantes nunca llega al agotamiento. Porque si de algo puede presumir The Killing es de saberse dosificar. A diferencia de otras producciones en las que el mono de adrenalina lo superamos con cada capítulo, en esta, la sustancia se administra con cuentagotas. El efecto no es inmediato pero su dependencia, aparentemente desapercibida, pronto hace su presencia.

THEKILLING A

La investigación de Holder y Linden, parejón televisivo donde los haya, nos adentra en el lado más sórdido de una ciudad ya de por sí oscura. La marginalidad de un grupo de adolescentes, el cuestionado sistema penal y conflictivas relaciones paterno-filiales son las bases sobre las que se sostiene la temporada y en las que se adentrarán ambos policías con el fin de esclarecer quien es el asesino de prostitutas.

La temporada ha ido ganando enteros en cada capítulo y todo ello se debe al buen hacer de unos actores dispuestos a dejarse la piel. Tanto Mireilles Enos como Joel Kinnaman se mimetizan en sus respectivos personajes. Viven en carne propia sus sentimientos y así lo entregan. A parte de ellos dos y de un reparto sobre el que no caben reproches, la magia viene de la mano de una técnica impecable. Una fotografía que habla por si sola. Diluida en brochazos grises y pinceladas añiles adquiere la potestad para sugestionar al espectador en un thriller que ha pecado de inverosímil en sus dos últimos episodios llevándose por delante todo el buen trabajo cosechado hasta ese momento.

THEKILLING C

– CONTIENE SPOILER – 

Después de varios capítulos apostando fuerte y dejando al espectador al borde del precipicio, la serie deja ver sus costuras en un final decepcionante. Todo es forzado. La identidad del asesino, metida con calzador, se desvela en sus primeros minutos y aquí, señores  no hay efecto que deje tiritando al respetable como en aquel inolvidable e irrepetible final de segunda temporada. Aquí sólo hay lugar para asegurarse una continuidad. Veremos si la AMC sigue siendo fiel a un producto con una audiencia irrisoria permitiendo que esos timbales sigan resonando.

EL PERSONAJE

BULLET

Si ha habido un personaje que haya estado a la altura del tándem  Linden -Holder, ese ha sido el de Bullet (inconmensurable Bex Taylor-Klaus) Una joven prostituta, lesbiana y ante todo luchadora. Paradigma de la marginalidad. Fiel a si misma y a los suyos. Superviviente nata en una sociedad en la que el más débil no tiene cabida. Una todoterreno que desde la penumbra consigue sacar a la luz el lado más humano de Holder. Un personaje clave en la trama que partió dando la réplica a Holder y acabó conquistando su corazón y el de todos.

LA FRASE

” Un filete ruso no es un filete, es carne picada” 

Éstas son las últimas palabras de Seward antes de ser ahorcado ante la dolorosa mirada de Linden. Esa mujer que lo llevó a donde ahora mismo se encuentra.  No todo es lo que parece. Un triste alegato final con mensaje en forma de dardo hacia el sistema judicial americano.

EL CAPÍTULO 

La tercera entrega de The Killing ha dejado episodios para el recuerdo. Pequeñas obras maestras que bien podían ser largometrajes. Muchos vieron en el 3×09 (Reckoning) un capítulo de vértigo hilvanado por Jonathan Demme (El silencio de los corderos, 1991) No nos engañemos. Todos sabemos que el capítulo cumple pero si detrás no firmara Demme, apenas hubiera sido señalado. Con un nombre mucho menos conocido, desde NSUC queremos resaltar el capítulo 3×08 (Try) dirigido por Lodge Kerrigan. Linden es secuestrada por el pastor Mike. La tensión alcanza baremos desorbitados en todo el capítulo. Sobrecogedoras son las escenas dentro del vehículo con indiscutibles primeros planos de las miradas que encaminan al espectador a un pasaje del terror. Ese walkie-talkie abierto. Todo un departamento pendiente de Linden. El recuerdo de Holder que lo lleva al muelle. Un cúmulo de emociones que conforman esta joya.

LA ESCENA

Hay escenas imborrables en toda la temporada. Podría estar enumerando fácilmente más de una docena pero por encima de todas, en el laureado capítulo 3×09 encontramos la que se lleva la palma. Linden descubre aterrorizada el colgante de Bullet en la caja de anillos que guarda Mills presagiando lo peor y sin pensarlo dos veces corre hacia Holder para que no abra el maletero del taxi donde efectivamente se encuentra el cadáver de Bullet. Un escenón en toda regla que representa el vínculo entre ambos compañeros. Un ejemplo de amistad y dolor compartido. Apabullante.

PUNTUACIÓN 3.6 /5

3×01 –  THE JUNGLE, dirigido por Ed Bianchi. ✭✭✭✭

THEKILLING1

3×02 – THAT YOUR FEAR THE MOST, dirigido por Lodge Kerrigan.✭✭✭✭

THEKILLING 2

3×03 – SEVENTEEN, dirigido por Kari Skogland. ✭✭✭✭

THEKILLING 3

3×04 – HEAD SHOTS, dirigido por Michael Rymer✭✭✭✭✭

THEKILLING 4

3×05 – SCARED AND RUNNING, dirigido por Dan Attias. ✭✭✭✭

THEKILLING 5

3×06 – EMINENT DOMAIN, dirigido por Keith Gordon. ✭✭✭✭✭

THEKILLING 6

3×07 – HOPE KILLS, dirigido por Tricia Brock. ✭✭✭✭✭

THEKILLING 7

3×08 – TRY, dirigido por Lodge Kerrigan. ✭✭✭✭✭

THEKILLING 8

3×09 – RECKONING, dirigido por Jonathan Demme. ✭✭✭✭✭

THEKILLING 9

3×10 – SIX MINUTES, dirigido por Nicole Kassel. ✭✭✭✭✭

THEKILLING 10

3×11 – FROM UP HERE, dirigido por Phil Abraham. ✭✭✭✭✭

THEKILLING 11

3×12 – THE ROAD TO HAMELIN, dirigido por Dan Attias. ✭✭✭✭✭

THEKILLING 12

 

Sobre nosotros Ulher

En el cine hacer llorar en más fácil que hacer reír, o eso dicen. Sin embargo, cuento con los dedos de una mano las veces que una película me ha hecho inundar el salón. Una tarea complicada la de llegar al corazón. Wenders lo hizo en un peep-show y desde entonces estoy recuperándome. Más tarde llegó Tornatore y casi muero en el naufragio. Con Daldry aún estoy desatando el nudo que me provocó mientras no dejo de maravillarme con la grandeza de los viajes de Kubrick.Amante del cine desde que tengo uso de razón. Crecí con las marujas deslenguadas de Almodóvar. Mi psicólogo de cabecera responde al nombre de Aronofski y los domingos cierro las noches con Wilder.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro + quince =

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.