Closer. Lo mejor de Julia Roberts


Hay película que marcan a un actor de por vida. Da igual que consiga el aplauso de crítica y publico o que entre sus joyas más preciadas se encuentre un Oscar. Para todos, entre los que me incluyo, Julia Roberts es Pretty Woman (1990). Aquel cuento de la cenicienta moderna revisado en cientas ocasiones sigue etiquetando a una actriz cuya sonrisa enamora a la cámara. Sin embargo los votantes de la encuesta Lo mejor de han decidido que el papel de Vivian Ward no merecía coronarse como su mejor interpretación.

Hace año y medio el blog dedicaba la encuesta a Natalie Portman. El resultado fue idéntico al de ahora. Closer (2004) lograba por aquel entonces la mejor interpretación de la recién oscarizada actriz y ahora Roberts se suma a la lista. Algo tiene la mordaz y elegante historia de Nichols que encumbra a sus actrices al reconocimiento. Miradas que dicen más que cualquier texto y un guión demoledor convierten el papel de Roberts en una delicia para cualquier actriz a pesar de que en su momento ésta fuera opacada por una resplandeciente Portman.

En esta ocasión la medalla de plata es compartida por sus dos mejores interpretaciones desde el punto de vista de este bloguero: Pretty Woman y Erin Brockovich (2000). ¿Qué decir de la primera que no se haya dicho ya? La naturalidad de la actriz hace que caigamos rendido ante ella en cada pase televisivo de la cinta. La película marcó un antes y un después. Roberts obtuvo su segunda nominación al Oscar (la primera por la brillante Magnolias de Acero en 1989), pero no fue hasta el año 2001 que no subió a por la estatuilla al dar vida a una divorciada con dos hijos que descubre un fraude provocador de la muerte de varias personas. La lucha por descubrir la verdad le valió convertirse en la actriz mejor pagada de la historia.

Es cierto que tuvo su momento, que la comedia romántica encontró en ella a su mejor exponente como pudimos apreciar en La boda de mi mejor amigo (1997) o Notting Hill (1999)y que desde Closer no encontramos interpretación de ella que no roce el patetismo pero las esperanzas nunca se pierden. Esperemos que si un día nos enamoró en las calles de Sunset Bulevard no deje de hacerlo en su madurez. Los cineastas lo dirán.

Sobre nosotros Ulher

En el cine hacer llorar en más fácil que hacer reír, o eso dicen. Sin embargo, cuento con los dedos de una mano las veces que una película me ha hecho inundar el salón. Una tarea complicada la de llegar al corazón. Wenders lo hizo en un peep-show y desde entonces estoy recuperándome. Más tarde llegó Tornatore y casi muero en el naufragio. Con Daldry aún estoy desatando el nudo que me provocó mientras no dejo de maravillarme con la grandeza de los viajes de Kubrick.Amante del cine desde que tengo uso de razón. Crecí con las marujas deslenguadas de Almodóvar. Mi psicólogo de cabecera responde al nombre de Aronofski y los domingos cierro las noches con Wilder.

3 comentarios

  1. No sé si dejará de enamorarnos del todo pero creo que ahora no está en su mejor momento. Creo que se centra en encontrar películas comerciales y no de calidad.

  2. Así es aunque no sólo depende de ella. Yo creo que los directores se han olvidado un poco de lo que puede dar siempre que se ponga seria.

    Saludos

  3. A mi es una actriz que me convence más con las peliculas que no han tenido exito en taquilla. The Mexican, Ocean’s twelve o Duplicity, me descubren a una actriz que es capaz de ser ácida, divertida e irónica. Son papeles que otras actrices en su misma posición (tipo sandra bullock, nicole kidman, angelina jolie,…) ni se arriesgan a hacer. Prefiero a esta Julia Roberts, y no a la empalagosa de pretty woman o eat, pray, love.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 + 17 =

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.