POSESION DEMENCIAL / Bruce Campbell al rescate

¿Qué tiene de malo Bruce Campbell?

¿Qué diferencia lo real de lo imaginario? ¿Cuál es la barrera que separa a un actor de su personaje? ¿Cuál es el límite? Un genio del humor no tiene por qué estar constantemente provocando risas una vez abandonado su puesto de trabajo. Un buen ejemplo de eso sería el genio del humor Peter Sellers, considerado por sus conocidos como un hombre gris. Y tampoco un héroe de acción – por muy de serie B que sea – tiene que verse en la obligación de salvar a los aldeanos de turno de los más estrambóticos monstruos. Eso es lo que le ocurre un buen día al actor en decadencia Bruce Campbell – interpretado por Bruce Campbell – en esta película dirigida por Bruce Campbell, cuyo título original se traduciría como Mi nombre es Bruce… Campbell. Creo que con esto ya queda más que claro quién es la estrella de la función, ¿no?

POSESION2

El protagonista de la saga Evil Dead de Sam Raimi se interpreta a sí mismo en esta disparatada obra, pero lejos de mostrar una imagen edulcorada o idealizada de si mismo; realiza una versión auto- paródica y deformada. Sin ningún tipo de tapujos a la hora de burlarse de su propia carrera se muestra ante la pantalla como si fuera el arquetipo perfecto de estrella decadente: malhumorado, alcohólico, con problemas personales, viviendo casi en la miseria, aceptando cualquier papel que le ofrezcan, y por si fuera poco; cobarde. Pero una cosa esta clara, Bruce se lo paso muy bien realizando la película, y eso se nota de principio a fin.

Decir que en ningún momento se tomó en serio la película es quedarse cortos, ya que se trata de una gamberrada de grandes proporciones. En algunas ocasiones eso es sinónimo de despropósito descomunal, pero en este caso es el mayor acierto de la obra; ya que realizarla en cualquier otro tono hubiera sido una gran equivocación. Es cierto que el humor no funciona como debiera en todas las ocasiones, pero su ligereza y gamberrismo logra que su visionado sea cómodo y entretenido sin mayores pretensiones; al fin y al cabo, se trata de una parodia del cine de terror de serie B americano. Es una verdadera pena que a parte del carácter macarra de la obra ésta no ofrezca mucho más de sí, ya que el guión no es precisamente una maravilla. Es cierto, que el hecho de ser una parodia de un tipo determinado de películas la exime hasta cierto grado, pero aún así podría haberse pulido más. De haber sido así estaríamos ante una joya imprescindible.

POSESION1

Los homenajes a los anteriores proyectos del protagonista son un constante a lo largo de todo el largometraje, destacando los relacionados con la trilogía Evil Dead, que le proporciono su fama incluso el título de la película en España es fruto del nombre que aquí se dio a la primera parte de dicha saga: Posesión infernal. No podría terminar esta crítica sin destacar los diversos cameos de Ted Raimi – hermano de Sam Raimi – y la canción que narra la leyenda del monstruo de la historia. Un buen motivo para ver la película hasta el final, es que éste es uno de los mejores y más disparatados momentos de la trama. Todo aquel que disfrutó con la saga Evil Dead, pasará un buen rato viendo a su protagonista desmelenándose – aún más –

Lo mejor: Bruce Campbell haciendo el gamberro

Lo peor: la escena del baile

✭✭✭✭✭✭✭✭✭✭

Por Time Bandit 

Título original My Name is Bruce Año 2007 País Estados Unidos Director Bruce Campbell Guión Mark Verheiden Reparto Bruce Campbell, Ted Raimi, Mike Richardson, Casey Larios, Dani Kelly, Jeff Hunter, Adam Boyd, Mike Estes, Janelle Farber

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × 4 =

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.