HOY EMPIEZA TODO / La infancia ante todo

Daniel Lefebvre dirige una escuela infantil en una localidad del norte de Francia. La crisis acecha y constantemente tiene que luchar contra las autoridades y las familias para proteger a los niños del establecimiento.

todo1

Era antes de la Crisis (1998), en la cuarta potencia mundial y ahí están en plena depresión económica. Falta dinero, recursos, ganas, voluntad, humanidad. Y en medio de la miseria, un hombre que se implica a fondo, que entiende que todo empieza con la infancia y acaba ahí si los niños no son atendidos adecuadamente. Este es quizás el mensaje principal de la película: una infancia perdida produce adultos desequilibrados. Pensar que la infancia no cuenta, que los niños por ser pequeños poco importan, es el error que Lefebvre en su cruzada quiere corregir.

¿Pero qué puede un David contra un Goliat encarnado por los inspectores, los poderes políticos, los alcaldes? Las altas instancias se ocupan de macroeconomía, pensando que eso soluciona todo. Porque esa es la otra gran lección que muestra el film: no importan las grandes cifras si hay niños que sufren desnutrición, malos tratos, penurias.

La nota de esperanza viene del hecho que Lefebvre y sus colegas muestran que con pocos medios se puede hacer mucho y que salvar a un niño siempre merece el esfuerzo. Nadie merece ser expulsado; un profesor de otra escuela que asiste a una reunión con las autoridades dice que él se encarga de la media, porque ni por los de abajo ni por los de arriba se puede hacer nada. Lefebvre es la prueba de lo contrario.

todo3

En imágenes lo que se muestra es lo poco que en realidad necesitan los niños: cariño, cariño, cariño, caricias, ser escuchados y sentir que alguien confía en ellos. Es fácil dejarse llevar por la emoción, en ese sentido puede resultar una película fácil, pero a poco que uno se fije en el fondo, vemos que el film refleja una realidad sin complacencia.

Recuerda otra bella película, un documental que cuenta la dedicación de un maestro en una escuela en la Francia profunda: Ser y tener (Nicolas Philibert).

Lo mejor: Los niños, fabulosos en su interpretación y un Philippe Torreton impresionante de naturalidad y veracidad. Hay que compararlo con el violento capitán Conan en la película homónima (Bertrand Tavernier, 1996) para ver la versatilidad  y entrega de este actor. Increíble.

Lo peor: ¡Lo que describe! La pobreza en un país rico.

✭✭✭✭✭✭✭✭✭

Crítica de Francesca @AmarantaF

Título original: Ça commence aujourd’hui Año: 1999 País: Francia Director: Bertrand Tavernier Guión: Dominique Sampiero, Tiffany Tavernier, Bertrand Tavernier Reparto: Philippe Torreton, Maria Pitarresi, Nadia Kaci, Didier Bezace, Veronique Ataly, Nathalie Bécue, Emmanuelle Bercot, Françoise Bette.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nueve + diecinueve =

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.