5 IMPRESCINDIBLES de Alis

5 IMPRESCINDIBLES de … , es un espacio para oír la voz de sus seguidores. Un espacio para compartir los gustos cinéfilos de los lectores del blog. Porque todos tenemos un top de películas por las que amamos el cine y porque siendo compartidas damos la oportunidad también de descubrir joyas. Por tanto, quien quiera participar tan sólo tiene que enviar un mail a nosoyuncritico@hotmail.es con sus cinco niñas mimadas. Esas películas que le han emocionado, divertido, asustado … en definitiva aquellas cinco cintas que le han hecho sentir, argumentado en un par de líneas como mínimo el motivo de su elección. 

Alis (perfil de FA), nos hizo llegar hace un tiempo sus predilectas. Cinco títulos de ayer y de hoy. Desde Casablanca hasta El secreto de sus ojos pasando por un clásico de esta sección: La vida es bella. Agradecemos a Alis su participación esperando verla por aquí más a menudo.

CASABLANCA, de Michael Curtiz (1942) 

Una de las mejores películas de todos los tiempos, con un guión magnífico y unas sublimes interpretaciones. Una historia de amor mágica y eterna protagonizada por los magníficos Bogart y Bergman que expresan de manera sensacional con cada mirada y cada gesto el amor mutuo que sienten, dejándonos para el recuerdo una fantástica escena final. Su leyenda perdurará eternamente, porque el tiempo no pasa por ella, es una de esas películas que la veas las veces que sean aún te sigue asombrando.

ÉRASE UNA VEZ EN AMÉRICA, de Sergio Leone (1984)

Esta es una de esas películas que por mucho que te esfuerces en expresar con palabras lo que sentiste al verla ni si quiera se acercaría a describirlo. Una historia sobre la amistad, el amor y principalmente, el paso del tiempo, que logra alcanzar la perfección más absoluta. Podría dedicar mucho tiempo repasando los grandes momentos de emociones, las maravillosas interpretaciones o la impecable música y fotografía que hay en cada rincón de esta historia, pero prefiero, si os apetece, que la veáis y juzguéis por vuestra cuenta.

CINEMA PARADISO, de Giuseppe Tornatore (1987) 

Cinema Paradiso es una historia de amor por el cine, habla de la vida y de la lucha por vivir y en mi humilde opinión es totalmente imprescindible. La he posicionado en el primer lugar porque ha sido el mejor regalo que me ha hecho un director en la vida, una película fascinante y muy conmovedora que te hace sentir tanto y se cuela tan profundo de ti que te acompañará toda la vida. Su fotografía es maravillosa, su música especial y sus interpretaciones tan brillantes que acaba transmitiendo uno de los mensajes más valiosos en la vida. Un auténtico homenaje al mundo del séptimo arte que rebosa belleza y ternura en cada fotograma.

LA VIDA ES BELLA, de Roberto Benigni (1997)

La vida es bella es una hermosa película que mezcla la cruda realidad de la época nazi con una maravillosa historia de amor, no solo el de una pareja sino el de un padre hacia su hijo. Es maravilloso ver como el protagonista intenta por todos los medios que la realidad se mezcle con la fantasía, en un tiempo donde el soñar estaba prohibido, con tal de proteger a su hijo y librarle de la barbarie de la época. La historia es increíblemente brillante y la interpretación de cada uno de los actores excelente. Remueve sensaciones, transmite humanidad, provoca alguna que otra sonrisa y rebosa sencillez y autenticidad, simplemente inolvidable.

EL SECRETO DE SUS OJOS, de Juan José Campanella (2009) 

He decidido ponerla en 5º lugar porque tenía que darle la oportunidad a alguna película más actual y esta sin lugar a dudas es una de mis favoritas. El secreto de sus ojos es una película realmente conmovedora que cuenta con unas magníficas interpretaciones y una historia sin simplicidades donde lo clásico y lo moderno se fusiona. Puede llegar a hacerte reír y llorar y logra atraparte durante toda su duración, dejándote en su final totalmente enmudecido, en definitiva, es una de las pocas que al terminarlas pensaras: “ojalá pudiera verla siempre por primera vez”.

Sobre nosotros Ulher

En el cine hacer llorar en más fácil que hacer reír, o eso dicen. Sin embargo, cuento con los dedos de una mano las veces que una película me ha hecho inundar el salón. Una tarea complicada la de llegar al corazón. Wenders lo hizo en un peep-show y desde entonces estoy recuperándome. Más tarde llegó Tornatore y casi muero en el naufragio. Con Daldry aún estoy desatando el nudo que me provocó mientras no dejo de maravillarme con la grandeza de los viajes de Kubrick.Amante del cine desde que tengo uso de razón. Crecí con las marujas deslenguadas de Almodóvar. Mi psicólogo de cabecera responde al nombre de Aronofski y los domingos cierro las noches con Wilder.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres + seis =

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.